Conecta con nosotros
251 vistas -

Doblefilo

Tabasco, sin arquitectos ni diseñadores

Publicada

en

68 Visitas

Los dos hombres más poderosos del país, Andrés Manuel y Adán Augusto, son tabasqueños. La agenda diaria de la nación pasa por sus manos. Pero en Tabasco nuestra sociedad es totalmente dependiente de los favores del gobierno. Todos los días tenemos una receta en la mano para curar nuestra enfermedad.

Somos entonces una sociedad enferma, dependiente. No solamente los que somos más pobres, también los ricos andan viendo que negocio les tira el gobierno. Se dicen empresarios pero ¡no emprenden!…Eso les pasó a los empresarios constructores que diseñaron y construyeron el “distribuidor vial de Avenida Universidad.

¿Qué demostró esa obra que pretendía resolver los graves problemas de vialidad en los próximos treinta años?

UNO: Que nuestros ingenieros no están a la altura de los grandes proyectos. Los “deprimidos” que diseñaron se inundan con un aguacero de diez minutos. Y de esos hay tres al día. Eso nos dice que nuestros ingenieros no saben que el nivel de agua freática está a solo 60 centímetros de la superficie donde caminan…

DOS: Que no tenemos ni diseñadores urbanos, o arquitectos que pudieran haberle dado a ese pretensioso proyecto, esa majestuosidad aérea y suavidad de líneas para hacer una obra que resolviera el grave problema de vialidad de los próximos treinta años…

TRES: Que todas las escuelas de ingeniería civil y de arquitectura que tenemos, no tienen ni capacidad ni altura de mira suficientes para proyectar el futuro de nuestras cinco más grandes ciudades en el estado. En Tabasco, aparte de la ineficiencia de nuestros ingenieros civiles, tampoco hay obras de arquitectura o urbanismo para que nuestros arquitectos se desarrollen…

CUATRO: ¿Cuál es el resultado estético de Villahermosa como ciudad? Una ciudad chaparra con cuatro o cinco medianas torres. Salvo el caso de dos, quizá tres arquitectos que saben lo que es hacer arquitectura, no hay suficientes despachos para desarrollar a los nuevos arquitectos que tienen que cambiar a nuestra hermosa ciudad, a pesar de todo…

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia