web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Una mujer posa afuera de su humilde vivienda en Guatacalca, donde vive literalmente al día en la comida, mientras que la educación virtual no se asoma.

Sufren pueblos retroceso en zona chontal

Carencia de empleos pone en jaque a paterfamilias para enfrentar necesidades educativa de sus hijos.

GUATACALCA.- Precarias con­diciones sociales en que viven familias de comunidades indí­genas de este municipio, mantie­nen a los padres de familia impo­sibilitados a los dispositivos  tecnológicos y lo peor de todo es que viven el abandono social, ya que les hace falta servicios nece­sarios para vivir, viviendas, agua potable y algunas familias no les llega aún la electricidad.

Timoteo Ovando Landero, de­legado municipal del poblado Guatacalca, señaló y puso en el de­do en la llaga, al declarar que hay un abismo de diferencia entre po­blados indígenas y la ciudad; en las comunidades indígenas por lo ge­neral todas familias viven al día, y el problema se acrecentó en estos días de pandemia en que ellos no tienen ni para comer, mucho me­nos tendrán para comprar celula­res, laptop o televisión.

El rezago social en que se vive, se reflejan sus necesidades básicas como: la falta drenaje, apoyo a la vivienda, agua potable, ampliación de red de energía eléctrica, entre otras necesidades, todas son ne­cesarias pero lo primordial es am­pliado de la red de energía eléctrica como para conectar una televisión y seguir las clases a distancia.

 

SIN OPORTUNIDAD

Los alumnos que viven en las afue­ras de las comunidades en ranchi­tos lejanos están sin oportunidad de acceso a ningún tipo de dispo­sitivos, a tal grado no llegan a te­ner ni televisión, ni radio, dejando al niño sin oportunidad alguna de aprender, diferencia de las zonas urbanas donde las familias cuen­tan con internet, televisión y otros dispositivos que hacen una gran diferencia.

Ovando Landero, también dijo que impera la inseguridad, ya que hay reporte de robos en las escue­las, donde estas han sido saquea­das y las autoridades de la Fiscalía no han levantado carpetas de in­vestigación.