Conecta con nosotros
10 vistas -

El Tabasqueño

Sudó el capitán para convencer

Publicada

en

  • Pasó de cero a 64.1% de aprobación en 10 meses
  • Seguridad, Refinería y programas federales, le ayudaron

 

Sin muchas pretensiones, el proyecto de gobierno que le ha tocado conducir al capitán Carlos Manuel Merino Campos —más por obligación y compromiso que por ambición política— ha remontado, aunque no sin antes pasar por semanas o meses de incertidumbre sobre qué iba a pasar con Tabasco, si el gobernador constitucionalmente electo se había ido de refuerzo a las ligas mayores de la 4T, y ahora hasta encartado estaba por la Presidencia de México.

Afortunadamente para los que vivimos en el estado, el capitán —a mi personal juicio— ya ha leído las instrucciones de manejo y le ha agarrado el modo al complicado oficio de gobernar. Ahora lo vemos alistando planes de protección civil ante las próximas lluvias; supervisando obras en Emiliano Zapata; encabezando reuniones de gabinete y atendiendo actividades propias de quien responde por el gobierno de Tabasco.

La última medición en la que apareció Adán Augusto en el ranking mensual de evaluación a gobernadores de Consulta Mitofsky fue de junio de 2021 y lo ubicó con un 43.0 por ciento de aprobación. Para julio, agosto, septiembre y octubre, Tabasco desapareció de esa encuesta por encontrarse en «calificación baja», fueron, coincidentemente, los meses en los que ocurrió la salida de López Hernández de la administración local y la llegada Merino Campos.

Fue hasta noviembre del 2021 en que el capitán entró al «Ranking de Gobernadoras y Gobernadores de México», con una aprobación de 47.3 por ciento, y cerró el año con un 50.8 por ciento en diciembre. La última medición disponible de Mitofsky es de mayo de 2022 y lo ubica con 54.6 por ciento de aprobación.

Otras mediciones como la de Demoscopia Digital, de reciente publicación colocan al capitán de esta nave llamada Tabasco, con un 64.1 por ciento de aprobación de los tabasqueños, que aunque no votaron por él, consideran que el piloto no maneja mal la aeronave, cosa que considero algún mérito debe tener: no estuvo en las boletas y seis de cada 10 lo califican bien, por algo será.

¿Qué estará haciendo Merino correctamente para ir repuntando en la evaluación más seria de desempeño de gobernadores que existe en el país? ¿Cómo un gobernador interino logró entrar en la lista de los 17 estados con «aprobación alta»?

La rápida conversión de Merino Campos de número dos a número uno es el resumen de la experiencia de haber acompañado a Adán Augusto como su suplente y reemplazo en tareas legislativas, lo que le dio al interino además de experiencia, sus propias relaciones hacia el exterior del estado, incluso con el mismo Presidente de la República.

Hoy, Merino ha migrado de una paloma común a una perspicaz águila y para eso también ha servido el equipo que conformó el secretario de Gobernación, que aunque al principio dio muestras de desajuste, hoy parece marchar al ritmo que marca el actual gobernador.

Quien crea que exagero y quiera encontrar las claves del discreto pero funcional trabajo desempeñado por el gobernador tendría que tomar en cuenta varios parámetros, de los cuales yo expondré únicamente cuatro, pero de vital importancia:

1. La gobernanza hacia dentro y hacia afuera de la administración no se han detenido. El diálogo y coordinación con secretarios ha funcionado, las reuniones de gabinete y los acuerdos en despacho son puntuales, además la suministración de recursos a la clase burocrática ha fluido y con ello las relaciones con los liderazgos de trabajadores y maestros se encuentran estables. El estado se encuentra en paz social, sin conflictos de gran magnitud como los que tienen en jaque al gobernador Samuel García en Nuevo León que primero pasó de las protestas por la desaparición de mujeres y los feminicidios a la falta de agua, que lo ha derrumbado a menos de cumplir un año en el poder.

2. La seguridad no se ha descompuesto, la estrategia de privilegiar el combate a los delitos de impacto social sigue dando resultados: asaltos, robos a casas, negocios, autos y secuestros no han desaparecido pero se han mantenido a raya. Claramente no es un pendiente totalmente cumplido, pero es público que Merino ha atendido las recomendaciones de mantener como prioridad las reuniones de la Mesa de Seguridad que sirven de retroalimentación con la sociedad y ayudan a ir ajustando la estrategia. Aquí hay un punto que me parece singular, he escuchado en amigos y conocidos, quejas por los retenes colocados en diferentes puntos de la ciudad y no entiendo cómo antes la queja era la falta de vigilancia y los formidables retenes en Mérida y hoy que están instalados permanentemente aquí ya no se quieren porque generan molestias.

3. Aunque la obra civil y de armado ha concluido, la refinería es y seguirá siendo en los próximos meses un fuerte respaldo en la generación de empleos, no como en los primeros meses, pero al menos unos 10-15 mil obreros, se calcula siguen en el armado y conexión de tuberías para luego iniciar pruebas de refinación en las 16 plantas que tiene el enorme complejo petrolero. Pero además, ha sido el mismo capitán el que ha anunciado la próxima construcción de un gasoducto por parte de TC Energía con una inversión de 5 mil millones de dólares que generará otros 1,350 empleos entre directos e indirectos.

4. No hay que olvidar que Merino fue delegado de los programas federales y en el estado hay más de medio millón de beneficiarios, la gente tiene identificado al personaje desde esos tiempos, pues a él tocó realizar los primeros padrones de beneficiados, también entregar en algunos casos apoyos no solo en Centro sino en comunidades del estado, por lo que el gobernador interino no es un desconocido para los tabasqueños y si es identificado como facilitador de los programas sociales a ancianitos, jóvenes, estudiantes, gente del campo, pues es recibido con agrado, no hay duda que los programas federales han apaciguado el enojo social, pues lo usen bien o mal, es dinerito que no tenían.

Los últimos cuarenta años de transición de la hegemonía del PRI a la democracia en Tabasco, marcaron años de mucha convulsión social, protestas, marchas, éxodos, tomas de pozos petroleros, una pequeña revolución sin armas, pero en la que participaron miles de tabasqueños.

Hoy, con la llegada de Morena, en una segunda alternancia en el gobierno del estado, toda aquel estremecimiento ha terminado, el territorio está en paz, algo indispensable para crecer, para atraer inversiones, para dar estabilidad económica. Estos son los tiempos que le están tocando gobernar a Carlos Manuel Merino Campos, tiempos de sembrar y cosechar. Quedan aún dos largos años (2023 y 2024) para construir y entregar más resultados, perdurables como los distribuidores viales, pero existen más campos donde se requiere dejar huella permanente.

Adán Augusto ya está encausado en otra historia en la capital del país, sí es el mismo equipo, pero no se puede atender allá y aquí. Merino ha demostrado lealtad, pero también requiere espacio, dejarlo andar, no sólo por él, sino por el gobierno y el futuro del estado mismo. Merino va bien, pero podría ir mejor.

«No creo que
un líder pueda
controlar, en gran
medida, su destino»
RICH ARD NIXON

 

 

 

SÍGUENOS:

En Twitter: @HectorTapia_
En Facebook: EltabasquenoMx
Escríbeme: [email protected]

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia