web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Centro

Su familia pasa la inundación en un refugio

Sin verlos un mes, espera reencontrarse con sus seres amados

CENTRO, TABASCO.- Don José Franco Gutiérrez Cruz, habitante de la ranchería Ixtaco­mitán, primera sección, al sur de Villahermosa, es uno de los miles de afectados por las inundaciones.

Desde hace un mes tuvo que de­jar su vivienda que compartía con su familia, compuesta por su espo­sa, su hija y sus dos nietos.

Batalló con la fuerza de la cre­ciente del río Viejo Mezclapa para sacar de la zona de peligro a su familia, a quienes puso a salvo y envió a un refugio en una escuela primaria.

“Yo saqué primero a mi familia, ellos son en lo único que tengo y en quienes pensé cuando empe­zó este desastre; a como pude los saqué uno por uno. No quería que nada les pasara”, comentó.

Con tristeza cuenta que desde ese día no ha podido verlos debido a que no cuenta con teléfono celu­lar para localizarlos.

Don José tuvo que improvisar una choza en la carretera cerca de su vivienda, donde tiene a sus anima­les de traspatio, por lo que no pue­de moverse de la zona por temor a que se los roben.

También cuenta que su cama es una mecedora que resulta incómo­da para dormir pero que de todos modos lo hace, pues no tiene otra opción.

Sobrevive con la ayuda de per­sonas con un buen corazón, que sin conocerlo, le han brindado una mano para demostrarle que no está solo.

“Aquí llegan muchas personas a ayudarme con lo poco que pueden y yo les agradezco mucho, no es su responsabilidad no es su responsabilidad, pero ahora no cuento con un trabajo y no tengo para mantenerme”, agregó..

A pesar de ello, tiene la esperan­za de que sus familiares regresen pronto, porque para él son su mo­tor de vida. Día con día se formu­la la pregunta de cómo la estarán pasando, y una gran ilusión de que están perfectamente bien lo tran­quiliza, incluso si él no lo está.

También desea que todos aque­llos que están lejos de su familia por las inundaciones se rencuen­tren, porque él está experimentan­do en carne propia la dificultad de estar con sus seres amados.

Don José es el claro ejemplo del padre preocupado que lucha por mantener unida a su familia.

Te puede interesar

Advertisement