Connect with us

Hola, que estas buscando?

julio 24, 2021

El probable responsable anda prófugo.

Macuspana

Sin castigo feminicidio de Nancy Jacqueline

El hecho ocurrió el 9 de junio de 2018, en Macuspana, Tabasco. Su mamá la recordó como una muchacha, bella, sonriente, madre y esposa ejemplar.

MACUSPANA.-La madre de Nancy Jacqueline Arias espera todavía justicia para su hija. Han pasado tres años desde que ocurrió el terrible feminicidio, sin que el probable responsable —el profesor de ética, Esmelín “N”— haya sido detenido.

Aurora Narváez González implora a la humanidad del gobernador, Adán Augusto López Hernández, para que instruya al fiscal a dar con el paradero de quien fuera el esposo de su hija.

“Este crimen no puede quedar impune, porque no mató a un animal, fue a mi hija y dejó en la orfandad a dos niñas, que en la actualidad tienen 15 y 8 años, respectivamente», señaló la mujer angustiada.

UN MATRIMONIO CON VIOLENCIA

La también profesora describió a Nancy Jacqueline como “una hija noble, madre y esposa ejemplar, que tenía el respeto y el cariño de toda la familia y el de sus compañeras profesores».

Doña Aurora recuerda que desde el principio, el matrimonio entre su hija y Esmelín estuvo marcado por la violencia por parte de su yerno.

La pareja se había conocido en la escuela «Rómulo Hernández García», donde Nancy —era licenciada en informática— se desempeñaba como prefecta y Esmelín era el subdirector y maestro de Ética.

VICTIMARIO MANIPULÓ SIEMPRE LOS HECHOS

El 9 de junio de 2008, Nancy Jacqueline a la edad de 37 años perdería la vida en manos de su propio esposo.

El profesor de Ética trató de manipular los hechos: dio la versión de que Nancy Jacqueline se había caído de las escaleras y ofreció dinero para que el resultado de la autopsia sostuviera su engaño.

Doña Aurora tuvo que intervenir frente a los legistas y señalar que su hija presentaba golpes por todo el cuerpo, los médicos forenses recularon al asentar en el acta de defunción que Nancy Jacqueline había fallecido por los golpes.

El homicidio de la esposa y madre quedaría clasificado como feminicidio por la relación establecida con su victimario y quien cuenta con una orden de aprehensión en su contra.

ABUELA DESEA VER A SUS NIETAS

La madre de Jacqueline espera el día en que el presunto feminicida caiga y que ella pueda volver a ver y tratar a sus dos nietas, que están en custodia con los padres de Esmelín.

“Me hacen la vida imposible, no me permiten ver a las niñas, mis nietas no me aceptan, pues ellas eran lo único que me queda de mi hija».

DE LA REDACCIÓN
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement