web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Han sido detenidos y nunca han podido comprobarles los delitos; otros han sido asesinados.

Siembran el terror los ‘Chivis’ en Cunduacán

Llevan operando más de tres años, han cometido robos con violencia y asesinatos.

CUNDUACÁN.- Un ‘baño de san­gre’, han causado los integrantes de la banda ‘Los Chivis’, ya que desde el 2017 que iniciaron sus actividades delictivas han come­tido una serie de robos a mano armada, ejecuciones, asaltos con violencia y otros delitos.

Uno de los cabecillas de la ban­da, quien se negó a repartir el ju­goso botín de un asalto, fue ejecu­tado por sus propios cómplices.

Esta banda se conforma por unos 15 delincuentes, originarios del ejido Libertad sexta sección, donde los pobladores, son pro­tegidos por el ex Coordinador de reclutamiento, Hipólito ‘N’ debi­do a que hijos y nietos son parte de la agrupación criminal.

Su radio de acción compren­de las comunidades del centro integrador de Libertad, así como las colindantes con Comalcalco y Cárdenas, donde con violencia, vienen cometiendo asaltos a ma­no armada, robos a viviendas, vio­laciones, robos de autos.

Entre sus víctimas se encuen­tra el productor cañero, Tirso quien en el 2017 estaba en uno de sus plantíos de caña, cuando llegó un grupo de sujetos, para asaltar­lo, pero como éste opuso resis­tencia, lo balearon.

Esta banda inició en julio del 2017, cuando por negarse a repar­tir el botín de un asalto, Gabriel de la Cruz, de 18 años, fue ejecu­tado por sus cómplices.

Durante la riña que se esceni­ficó, Hipólito (Padre) y el herma­no de la víctima Rubicel, trataron de defenderlo, pero fueron heri­dos a balazos.

Como responsables de esta ejecución se señaló a Hernán de la C., M. de 23 años y José Juan de la C., M., de 19 años, trascen­dió que el occiso se negó a darles parte de un jugoso botín y por eso decidieron callarlo.

El derramamiento de sangre no terminaría ahí, el sábado 19 julio y el 23 de agosto del 2017, cuatro integrantes de la ban­da, fueron torturados y ejecuta­dos todo se debió a un ajuste de cuentas.