web analytics
Connect with us

Hi, what are you looking for?

Voces

Sí es posible la vida

Hoy es el Domingo de Resurrec­ción. En este año, el Señor ha per­mitido que celebremos su pascua en el hogar de cada familia. Miles de hermanos en todo el mundo sufren hoy por la terrible pan­demia del coronavirus; el triduo pascual lo vivimos sumergidos en el dolor y el miedo sabiendo que esta enfermedad está des­truyendo muchas vidas y que está dejando una grande huella en la economía de todo nuestro pueblo. Pero nosotros sentimos y creemos que no estamos so­los, que Jesucristo “participa en nuestro dolor para vencerlo” des­de dentro y para que de ahí resur­ja la vida; por eso está presente en los enfermos, en los médicos, en­fermeras, en todo el personal de la salud, en todos aquellos her­manos que se están preocupan­do para dar alimento y medios de subsistencia a los hermanos más necesitados, están luchando para que triunfe la vida.

El Evangelio de San Mateo dice que las mujeres fueron al sepulcro pero no encontraron nada. Buscaban la vida pero los sepulcros no tienen vida por den­tro, sin embargo el ángel les dice: “no tengan miedo” Él ya no está en el sepulcro, ahora a Jesús no lo encontramos entre los muer­tos, ahora ha vencido a la muer­te y está dando la vida. También nosotros, cuando vemos el esce­nario difícil con el creciente nú­mero de contagios, los hermanos que van muriendo en el mundo y las predicciones, estamos ante el sepulcro y nos llenamos de mie­do y de incertidumbre por el fu­turo próximo. Pero si Cristo ha vencido a la muerte entonces es­ta pandemia y la crisis que se ha provocado, no tienen la última palabra, estamos llamados a la esperanza, no al pesimismo.

Jesucristo resucitado cuen­ta con cada uno de nosotros para esta lucha contra la enfermedad, contra el egoísmo y el individua­lismo, sabiendo que si todos em­pujamos en la misma dirección para evitar los contagios y cuidar la salud de todos y cada uno, po­dremos gloriarnos de la victoria de la vida. Y cuando la luz, la ale­gría y la vida de Cristo lleguen de nuevo al mundo, entonces estre­naremos una vida nueva, ya no podremos seguir igual que antes, nuestra tierra volverá a la fecun­didad, nuestro aire tendrá pure­za, el egoísmo, el odio, la violencia y las injusticias quedarán cubier­tas en el sepulcro de la muerte.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Te puede interesar

Copyright 2020. Todos los derechos reservados. Organización Editorial Acuario S.A. de C.V.