En el caso de que la operación se concrete, el comprador pagaría, según el avalúo y bajo vigilancia de la ONU, la mitad del costo del avión en efectivo y el resto en equipos médicos para hospitales públicos.