Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

“Serpientes y escaleras…”

LOS DADOS, LOS DARDOS Y LOS VOTOS…

Dice el presidente que ‘lo que no suena lógico… suena a metálico’ y parafraseando diríamos que los resbalones en las vacunas – que las hay …suena a politiquería”.

Así las cosas, en este juego que se torna cada vez más perverso, unos suben y otros bajan. Algunos se van al ‘pozo’ o a la ‘cárcel’ y otros se van al cielo de manera casi mágica.

En todo esto, la información y la perversidad política hacen su parte.

Le ejemplifico: Los habitantes del municipio de Zapata resultaron gananciosos con las vacunas ( como caídas del cielo ) ya que a partir hoy  los adultos mayores de 60 años, podrán ser vacunados y hasta el 27 de febrero.

Y le digo que es el ‘juego de serpientes y escaleras’, porque esas vacunas que les llegan de manera adelantada, pertenecían a Cunduacán, pero la campaña de desinformación que se hizo de manera sistemática (dese algún. lugar oculto) , hizo que un buen número de ancianos de esa demarcación decidieron no vacunarse, por miedo o por las razones que usted quiera imaginar.

Vistas las cosas desde el ángulo político ( hoy todo huele a politiquería y obviamente a votos ), por lo que podríamos decir que “sin querer queriendo” salió ganando el presidente de Zapata, Carlos Alberto Pérez Jasso, quien desde ya “se para el cuello”, como si hubiese sido logro suyo y no una mera situación simplista de “suerte”.

Para que vea usted que esto fue producto de la casualidad, le comento que en Zapata hay alrededor de 4 mil 900 adultos mayores y coincide con el número de dosis que les llegarán de rebote . ¡Suertudos!

En el otro extraño hay una perdedora, la alcaldesa de Cunduacán, Nydia Naranjo Cobián, quien no tuvo la capacidad ni la visión para contener la ola de desinformación que hizo que muchos de sus ancianos  no se vacunaran.

En conclusión, lo que hoy sale a relucir es que a doña Nidia “le pasaron la rata’ por abajo de la falda y no se enteró o simplemente se confió con todo y que ella pertenece a los de 60 y más.

En fin , alguien se va a reelegir y alguien se va a ir a su casa a llorar su fracaso.

NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement