Conecta con nosotros
56 vistas -

Opinión

¿Será un asiduo oyente de Chava Flores, Gerardo Priego?

Publicada

en

Una de las grandes victorias que llevo a Julio César a ser el primer emperador de Roma, ocurría una tarde como esta, pero de hace 2073 años, allá por el 52 antes de Cristo, en la Galia (hoy Francia), debido que su rival Vercingétorix, presentaba sus armas en señal de derrota ante el triunfo del romano.

Dicha victoria, bien podría compararse con la conquista del Presidente Andrés Manuel López Obrador y de Adán Augusto López Hernández en Tabasco, los cuales mediante la bandera magenta de la 4T, derrotaron los viejos vicios políticos tabasqueños, como los de Roberto Madrazo.

Mismos que aún generan estragos en el recuerdo de muchos chocos, pues bastará recordar que en la época Madracista, hasta el aguinaldo de las y los policías se llevaban, ya que aseguran los confidentes de este tunde-máquinas, que el exsecretario de seguridad, Robertito Vidal, en alguna ocasión optó por disfrazarse de “Grinch” o de Ebenezer Scrooge, por haberles amargado la navidad al cuerpo policial.

¡Menos mal que esos tiempo ya cambiaron!, al igual que la administración de Evaristo López Hernández, ya que de haberse quedado más días-, seguro hubiera hasta subastado el Palacio Municipal, debido a que en las pocas horas que le quedan, optó por concesionar el estacionamiento del Mercado Pino Suárez.

Cabe destacar que una de las estrategias para la victoria del emperador romano, fue un asedio a la zona de Galia, evitando así la llegada de provisiones, algo parecido al cerco que mantiene Narciso Oropeza a la movilidad en la capital tabasqueña. Debido al abandono que presenta el transporte público, ante la sustitución del “Transbus”, por camionetas estilo “Van”, es obvio que Oropeza Andrade, nunca ha usado este tipo de servicio para llegar a su oficina en periférico. Estimado Abogadito, debería aprender a practicar un poco de solidaridad y fraternidad.

POST-IT

Desde los “headquarters” del PAN, en Coyoacán, se podía escuchar a algunos militantes, afirmar que Gerardito Priego Tapia peca de soberbio, ante sus sueños guajiros, de pensar llegar a la Dirigencia nacional. Será que de niño escuchaba mucho la canción de Chava Flores, “¿a qué le tiras cuando sueñas mexicano?”.

tabascohoy.com

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia