web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Sandra tuvo problemas para respirar, y con ayuda de un tanque de oxígeno en su casa, venció al covid.

Tabasco

‘Sentí la muerte al enfrentarme con el coronavirus’: Sandra Bribiesca Cifuentes

La funcionaria municipal en Centla pasó el calvario del aislamiento en su casa, con gastos de atención de hasta 25 mil pesos.

Hace un mes Sandra Bribiesca Ci­fuentes, décima primer regidora del Ayuntamiento de Centla, se contagió de coronavirus. Desde en­tonces ha permanecido encerrada en casa y, “gracias a Dios”, como ella lo dice, logró vencer al virus y ahora puede contar su testimonio.

Platicó que los primeros sín­tomas fueron dolor de cabeza, do­lor de cuerpo, pero cuando tuvo dificultades para respirar, llamó a un médico y dio seguimiento a su enfermedad. Pero, a diferencia de muchos contagiados, prefirió en­frentar su calvario en casa, porque temía ir a los hospitales.

 

— ¿Qué se siente ser un paciente covid?

Cuando empecé a tener problemas para respirar, me alarmé. De inme­diato me consiguieron evaporiza­ciones y me hice un estudio del pul­món. Lo más triste del covid es que te daña el pulmón y eso se reflejaba en el estudio: salió que tenía pulmo­nía. Tenía que llevar todos los cui­dados y, sobre todo, el tratamiento.

Empecé con un dolor de cabeza, dolor de cuerpo y las temperaturas.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Hablé con un amigo y de inme­diato me recomendó hacerme estu­dio de pulmón y del covid. Cuando me enteré la vida me cambió com­pletamente. Aunque vives cerca de tus hijos, parece que estás lejos, porque no puedes abrazarlos para no contagiarlos.

 

— ¿Dónde fuiste hospitalizada?

No quise ir al hospital. Conseguí un tanquesito de oxígeno y la verdad, la pasé en mi casa en cuarentena totalmente. Yo soy madre de dos hi­jas, y estuve aislada, en mi recámara y mi baño. Ahora sí que me aventé todo un mes. Al momento no tienes ganas de nada. Estás pensando en que te puedes morir, y que te pue­den llevar al hospital y desgraciada­mente tienes cuadros muy compli­cados.

Yo lo último que hubiera hecho es ir a un hospital, dije no. Pasé todo mi calvario aquí (casa).

Obviamente salí por cuestiones de trabajo, no por otra cosa.

Advertisement. Scroll to continue reading.

 

— ¿Cómo te contagiaste?

“Estuvimos haciendo entrega de despensa en Frontera por encomienda de la presidenta. Yo llevaba cubrebocas, guarda­ba la sana distancia, pero fíjate que pudo haber sido en un sú­per, pero en realidad no sabes. En sí no hay un lugar donde di­gas aquí me contagié.

 

— ¿Qué hiciste para sobrellevar el virus?

Le hablé a un amigo médico y me dijo tomate la Azitromicina y me la tomé. Porque tú te to­mas todo lo que te dicen y que sabes que te va ayudar. Porque desgraciadamente la prueba del covid no te la hacen de un día para otro.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La verdad yo hablé para che­carme, pero no me dieron la atención tan rápida. Empecé a tomar el medicamento, un lu­nes por decir, y hasta el jueves me hicieron el estudio del co­vid. El resultado era el que ya esperaba: positivo.

 

— ¿Cómo festejaste cuando te dieron de alta?

Le doy gracias a Dios de que lo esté contando. Sabes, me dio mucho coraje de que uno tiene amigos, y créeme que hasta para conseguir el estudio se te complica porque no pueden hacer nada. Me­jor lo hice con un privado.

Les llamaba a doctores y me decían que ya me iban hablar. Afor­tunadamente hubo muchas perso­nas de voluntad que me ayudaron. Porque hasta las consultas te salen a mil 500. Yo me he gastado como 20 a 25 mil pesos entre las masca­rillas, cubrebocas, medicamentos, estudios.

Afortunadamente en casa no hubo contagio. Mis hijas cocinan, mantienen la sana distancia y me ayudan a como ellas pueden.

Advertisement. Scroll to continue reading.

 

— ¿Qué le dices a las personas sobre tu experiencia?

A mi me da mucho coraje que, cuando salía, veía a mucha gente sin el cubrebocas. En el transcurso de mi enfermedad fui con un neu­mólogo en Nacajuca, y ví que había hasta fiesta. La gente no piensa, creen que como viven en ranchería no les va llegar. Hay gente que se ha contaminado porque tiene que tra­bajar, pero hay otros que no ponen atención y les vale.

Ahorita tengo tres amigas con coronavirus, vendían Mary Kay y están en situación muy complicada como muchos.

Te puede interesar