Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Señales que matan…

EN POLÍTICA COMO EN EL BEISBOL HAY QUE SABER DESCIFRAR LAS SEÑALES. EL QUE SE EQUIVOCA PIERDE…

Me llama poderosamente la atención el caso de Manuel Rodríguez que deja la diputación para ir a competir por otros 3 años de diputación federal. ¡Que alguien me explique !

La razón parece lógica (aunque la política carezca de ella) pues de acuerdo a la estrategia del manager del equipo moreno (aunque más bien parece ser idea del dueño), se optó por ir a las segura por la mayoría en la Cámara con los mismos jugadores, bajo la premisa de que “si el cartel funciona, para que lo cambias…”

En parte les asiste la razón y prueba de ello es que Manuel va arriba en el IV Distrito, según una de las más recientes encuestas con 60.3% por encima de mi querida Lola Gutiérrez a quien mandaron a la guerra sin fusil o mejor dicho sin partido (s), pues va por el “tumor” PRIPAN-PRD.

Esto quiere decir (en buen romance) que Manolo va en caballo de hacienda y, hay que decirlo, quien lo mandó a repetir no está equivocado en principio.

Sin embargo, déjeme le cuento, que en la guerra de estrategias salta el hecho de porqué carajos le cambiaron la pitchada a Manuel cuando iba rebien para Centro.

Y es que el diputado Rodríguez tenía (tiene) las cualidades que le vieron a doña Yolanda Osuna, como esa imagen que tanto cacarean de honestidad y seriedad. Sí pero además, este señor sabe de política y lo que es más, de elecciones.

Ahora mismo está demostrando que tiene oficio, carisma y clase, lo que le ayuda de a gratis a tener muchas relaciones.

Hasta ahora yo no he oído que alguien hable mal de él. Este tema que parece trivial, pero no tanto, surge de un análisis de café con un ex secretario de gobierno que quiere y respeta a Yolanda Osuna, pero francamente no le ve muchas posibilidades de éxito frente a “perros callejeros” (perdón a los canes) de la talla del Químico y del otro Manolo, el que ha sido todo menos lo que está usted pensando.

PAR DE ASES

Como quiera van a ganar, pero en el juego de estrategias también cuenta el tablero. Ejemplo: Si Morena pierde Centro ¿no importa?, es pregunta.

Y en efecto, nuestro personaje de hoy: Manuel Rodríguez, no alcanza esa categoría, El nació con pedigrí y se muestra bien educado, en pocas palabras es un perro con clase mundial que sabe que hacer para agradar a la gente.

Le pregunto a mi interlocutor si este tema fue lo suficientemente discutido con el manager local y al final del día responsable de entregar buenas cuentas.

Desde su muy particular “óptica” (fue secretario de Gobierno en tiempos idos con distintos colores e intereses), Manuel Rodríguez “no reunía” todas las credenciales para llegar a Centro. ¿Haber barájamela más despacio?, le pido.

Manuel tenía (tiene ) todo, menos la confianza de quien manda y decide.

“Se puede decir -dice- que le tiene respeto y hasta aprecio, pero sabe que él huele a leña de otro hogar (Marina Nacional ) y estaría en otra frecuencia”.

“Desde ya -continúa- estaría jugando, de ganar, para otro equipo distante al local”.

Pues no que Manuel es muy decente y disciplinado?-, le insisto. Sí es un hombre con muchas cualidades, pero ante todo es político y sabe hacer equipo y alianzas.

Le pregunto por otro candidato Moreno, por cierto ex secretario de Gobierno, también. Marcos Rosendo Medina Filigrana.Su caso, se ataja, es muy especial. Sin duda sería un candidato a alcalde muy competitivo, pero te voy a decir que es un tribuno que le caerá bien a la bancada de Morena para defender los proyectos del presidente, su amigo, por cierto. Porque dejó la secretaría de Gobierno?, -seré curioso-. Se fue porque había entrado con calzador, él lo entendió así y así lo aceptó. Trabajó sin reflectores, de muy bajo perfil, aunque con resultados, Supo leer a tiempo que el mandón necesitaba ese espacio de la ‘Casita Azul’ y se hizo a un lado. Claro, negoció a tiempo su salida y sugirió el lugar donde sentirse cómodo. Hoy trae 52,3% como candidato del Distrito 1 y nadie lo alcanza. En fin este juego apenas está por iniciar y ya se está calentando por culpa de los jugadores, que son las estrellas, pero más bien por los intereses del manager y el dueño del equipo. ¿Usted qué opina? NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement