Conecta con nosotros

Analista

Semana de indignación

Publicada

en

202 Visitas

Dos sucesos de hace unas semanas nos hacen recordar todo lo que está mal en nuestro país y que queremos imaginar que no es así. Peor aún, hay quienes de plano ni siquiera ven su responsabilidad en ello, a pesar de que en gran medida lo es. Un niño de origen indígena llamado Juanito, víctima de bullying por su forma de hablar, fue rociado con alcohol y prendido. El acoso, la agresión y la discriminación en su máxima expresión, en una escuela donde directivos y autoridades han tenido una reacción insultante.

Pocas cosas pueden indignar más que el odio combinado con la estupidez y la indiferencia de quienes tienen la responsabilidad por un lado de prevenirlo, controlarlo y por otro de actuar en consecuencia para impartir justicia y tomar acciones para que no se repita. En otro suceso que indigna a cualquier persona con tantita conciencia y neuronas, se descubrieron más de 100 felinos en un “santuario” llamado Black Jaguar-White Tiger. Animales desnutridos, semi muertos, comiéndose sus colas en una escena que en verdad duele y conmueve. Pero nadie lo vio. Las autoridades no sabían. Se hacen las sorprendidas y ante la denuncia en medios reparten culpas siempre al pasado o simplemente miran hacia otro lado.

Discriminación, violencia, acoso, agresión, corrupción, ineptitud e ineficacia. Los problemas de una sociedad polarizada que cada día destila más odio y diferencias que puntos de acuerdo y solidaridad. Una semana para reflexionar lo que queremos para nuestro país, porque ponerle más colores y símbolos a la bandera de la inclusión, pregonar que se es tolerante ante raza, preferencias e ideas sirve de poco cuando niños prenden vivo a un compañero en la escuela, en un símbolo claro de una educación basada en el odio y la intolerancia.

Y de nada sirve tanto color y posts en redes sociales, si las autoridades siguen siendo ineficaces, corruptas y omisas ante la violencia y la agresión.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia