Conecta con nosotros
10 vistas -

Opinión

“Secretaría de Turismo, llegó una holandesa”

Publicada

en

En días pasados, específicamente del viernes al lunes, una turista holandesa de veintitantos años, por haber perdido la forma de migración que especifica la cantidad de días que puede permanecer como turista en territorio nacional, fue bajada del camión en que viajaba y remitida al Instituto Nacional de Migración que se encuentra en la afueras de Villahermosa.

Lo anterior debe ocurrir de manera rutinaria, seguro todos los días y en cualquier otro país. Para entrar en detalle, ella no se encontraba ni iba a visitar nuestro estado Tabasco, sino más bien viajaba por el estado de Chiapas recorriendo la ruta que va de Palenque a San Cristóbal de las Casas en autobús y fue a las 2:00 de la mañana que fue remitida al centro de migración mencionado.

Antes de seguir contando su historia y llegar al punto en cuestión, les comparto que mi relación con ella se debió a que su mamá, en Holanda, le habló a un compañero que conoce a un amigo que por casualidad conoce a mi hermana, la que después me habló de la Ciudad de México por teléfono para que viéramos cómo ayudar a esta jóven. Ese mismo viernes en que llegó la turista a Villahermosa pudimos lograr su liberación por la tarde.

Ya entrando en contacto con ella nos contó que conoció a muchas otras personas, algunas que llevaban más de 10 días encerradas e inclusive una que tenía veintiún días y quién sabe cuántos más iba a permanecer ahí. Lo anterior me dio a pensar que aunque son extranjeros todos los que están en el interior del instituto, unos llegaron cruzando la frontera sur sin documentación y otros, como en el caso de la jóven holandesa, llegó a México como turista mostrando su nacionalidad y solicitando el permiso correspondiente.

Entonces ¿Por qué se complicó tanto la reposición del documento?, ¿Acaso no hay un sistema que indique que entró legalmente como turista a nuestro país para poder facilitarle un nuevo documento y que siga su camino sin más complicaciones?, ¿Porque no había personal que hablará inglés para ayudarla a ella y a otros que no hablan español? Son preguntas que tiro al aire solamente; sé que es un tema complejo, pero también creo que algunas adecuaciones serían necesarias para apoyar al turismo que nos deja divisas. Sin embargo, lo anterior no es el tema que quiero poner sobre la mesa.

Durante esos cuatro días tuvimos mi familia y yo la oportunidad de llevarla a pasear y que probara algunos platillos que se sirven en uno que otro restaurante de nuestra ciudad. La verdad, a pesar de lo que había vivido en el instituto de migración, estaba contenta y sorprendida de lo bonita que es nuestra ciudad. Entonces le pregunté: ¿Por qué no planearon visitar Villahermosa tú y tus amigos?; Me respondió concreta y puntualmente: “Estuvimos investigando y preguntando en redes sociales.

Todos nos decían que los hostales no estaban en buenas condiciones y que la zona en la que estaban no era segura”. Le pregunté si eso era lo que pensaban los jóvenes holandeses y me contestó: “Eso es lo que piensan los jóvenes en Europa”. Tan sólo es el comentario de una sóla jóven holandesa que viaja por nuestro país, pero no veo a muchos holandeses, europeos en general, que estén visitando nuestro estado y nuestra ciudad.

Muchas cosas se tendrán que hacer para poder recibir más turistas. Tendremos que realizar campañas en redes sociales y otros medios, pero antes tendremos que revisar si la infraestructura peatonal, pasos y semáforos, el transporte público y la seguridad, están a la altura de las necesidades del turismo.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia