Conecta con nosotros

Chontalpa

“Se tragó la tierra” a José Jair

Mientras jugaba, un pequeñito de 5 años desapareció de su domicilio desde el pasado 2 de enero.

Publicada

en

9377 Visitas

COMALCALCO.- No hay explicación, ni razón, ni respuestas coherentes qué dar. José Jair, un pequeñito de cinco años, desapareció el segundo día del Año Nuevo, en la ranchería Lázaro Cárdenas primera sección y nadie sabe decir cómo fue que pasó, si se trató de un descuido o una omisión ¡Por qué sucedió! ¿Dónde está Jair?

El segundo hijo de Carolina fue visto jugando solo esa tarde, después de que en el patio del frente de la casa, que da hacia la carretera principal, todos los niños rompieran una piñata, que era para el 31 pero que se decidió colgar hasta el domingo 2 de enero. Sucedió cómo a las 4 de la tarde:

“Lo último de él que yo lo vi fue en la sala jugando y la última persona que lo vio fue mi cuñado. El niño estaba parado en la flor de gardenia, ahí estaba solo, de ahí desapareció”, relató su madre, una mujer joven que roza los 30.

A METROS DEL RÍO TULAR

El papá de Jair no vive con ellos. Tiene otra esposa, quien está por dar a luz. Se creyó que él lo había sustraído, pero hoy esta posibilidad se considera descartada. Ya la policía lo interrogó.

Pero Jair no aparece y ya son cuatro días contados hasta el miércoles en que lo han buscado por toda la comunidad, un pequeño pueblo de pescadores, que rodean pozos e instalaciones petroleras. Solo eso explica que haya caminos pavimentados hasta este lugar, distante a dos horas de Villahermosa.

La casa donde viven Carolina y sus cuatro hijos, pues también tiene una nena de un año, se ubica a unos cuantos metros del río de Tránsito Tular, el cual desemboca al mar.

Es una corriente que tiene gran profundidad, pues ahí la gente pesca robalo y algunos de gran tamaño. Un puente tubular permite cruzar el afluente, donde no pocas tragedias han ocurrido.

Carolina, la madre del pequeño, suplica se lo devuelvan.

La vivienda del niño que ‘se esfumó’, luego que rompiera una piñata con sus primos.

HASTA DRONES PARTICIPAN

Ha pasado que se han ahogado niños, refiere Valentín Carrillo, delegado de la comunidad, quien con decenas de hombres, policías, personal de Protección Civil y elementos de la Guardia Nacional equipados con drones, han tratado de localizar al pequeño Jair.

Justo lo primero que pensaron fue que se había ahogado. Y por ello desde el primer día los pescadores del lugar prestaron sus cayucos y lanchas y navegaron buscando su cuerpo.

Al segundo y tercer día, otros lugañeros se dispusieron a cortar la maleza de las orrillas del río. Tampoco hallaron nada. ¿Dónde está Jair?, se preguntan. Todo es extraño, ningún rastro. Si se ahogó, ya hubiera flotado su cuerpo, se atreven a decir.

–¿Qué temen ustedes?, se le pregunta a la madre.

–Pues aquí, como dicen, el temor de nosotros es que alguien lo haya levantado por venganza, por algo, pero mi familia pleito con personas ajenas no ha tenido, pero como le digo, puede que lo hayan levantado, que se le hayan llevado, pues ya ve que ahorita está el secuestro de menores de edad, los niños, los levantan, para usarlos, hay trata de menores, señala.

Más adelante, expone que sus abuelos, que están más apegados a él lo lloran y por eso, piden a las personas que lo tienen, que se lo devuelvan. La policía municipal no se ha apartado del lugar. Sin embargo, este jueves se determinará si la labor de búsqueda continúa o se suspende.

JOSÉ RAÚL REYES
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Chontalpa

Exterminio: más daño ambiental de Pemex en el estado

Hacia donde se mire en todo es destrucción, desolación y aniquilación; una fuga desatendida de Pemex generó que ardiera un ducto en el ejido Narciso Rovirosa, Huimanguillo. Tierras que eran de pastoreo dejaron de servir.

Publicada

en

10149 Visitas

HUIMANGUILLO.- Hacia donde se mire, todo es destrucción, desolación, exterminio.

Espadañales y pantanos humeantes, una laguna ahora convertida en `chapera´, llena de petróleo crudo, y tierras de pastoreo que dejaron de servir porque el ganado aquí no solo no crece sino se muere.

Es lo que queda en una superficie de 14 hectáreas del ejido Narciso Rovirosa, convertidas la víspera en un infierno, a raíz de un intimidante incendio que hizo huir a decenas de lugareños para ponerse a salvo.

Nadie sabe o no se atreven a decir cómo empezó el fuego o si alguien lo provocó, pero el daño ahí está: cercas, alambradas, fauna; en cuatro hectáreas solo se ve quemazón.

El fuego que inició a las cuatro de la tarde del miércoles; se controló en horas de la madrugada y así lo reportó Pemex en un comunicado. El fuego, dijo, la empresa, se originó en “una zona de pastizal con hidrocarburo, producto de un acto vandálico”. La línea afectada, un oleoducto de seis pulgadas, en el tramo que va de la batería Blasillo al complejo procesador de gas La Venta.

Carlos, uno de los cuatro ejidatarios directamente afectados, frunce el ceño cuando se le pregunta sobre lo que ha declarado la petrolera. “A Pemex todo le parece acto vandálico, fugas que hay acto vandálico, pero aquí, cuando vinieron, ellos mismos corroboraron que se pudrió la línea”, afirma.

LA HISTORIA DE UN DERRAME

A decir de los ejidatarios, en 2017 ocurrió una fuga en ese oleoducto de seis pulgadas, la cual afectó gravemente sus tierras. “Aquí se murieron lagartos, hicoteas, nuestro ganado y en ese momento nadie dijo nada, ni tuvimos ayuda, como si nada hubiera pasado”, recuerda Darvelia Flores, quien tiene en propiedad cuatro hectáreas del ejido.

Ese año, el personal de Pemex solo se presentó a hacer la reparación de la tubería, pero no recogió el hidrocarburo derramado. Efraín Flores dice que tardaron más de un mes en recibirle el primer oficio que presentó ante la empresa para que revisaran la situación.

“Tuve una contestación de los oficios donde los señores se aferraron que era vandalismo, pero el día que yo solicité la intervención que checaran las líneas y le pagué a uno que se metiera, se vio que no es vandalismo, el problema es que la línea siempre la engrapan y lo que se necesita es que la cambien”, expone.

Como consecuencia el hidrocarburo siguió derramando y escurriendo hacia los pantanos. Se formó una `chapera´, así denominada por los campesinos, que ocupa ya todo el espacio de la laguna donde antes su ganado tomaba agua y que sirvió como combustible del portentoso incendio que se suscitó el miércoles.

Dicen, incluso, que no es el pri mer incendio que ocurre y que hasta ahora ni cercas ni animales les han pagado. “No he podido yo tener producción y por eso saqué mi ganado, los traslados de mi ganado no hay nadie que me lo pague, yo tengo años rentando potreros para mi ganado, 200 pesos por animal y quién me los paga”, se queja Efraín, con cinco hectáreas en el ejido.

Enumera otras pérdidas, pues a las cercas el fuego las arrasó: “El poste que yo uso vale 75 pesos, aparte del traslado, la postura, con qué inversión me voy yo. Aparte, el alambre me cuesta 2 mil 500 pesos, para que aguante para el potrero, porque debe ser un alambre resistente”.

Y se pregunta quién responde a los campesinos: “La empresa no se quiere hacer responsable, dicen que el gobierno los deja hacer nada, entonces quiere decir que el gobierno está en contra de los campesinos”, reflexiona.

Desde el aire se podía apreciar las dimensiones del incendio del 19 de enero

GRAN MOVILIZACIÓN POR EL INCENDIO

El miércoles, una vez los ejidatarios notificaron el siniestro, se movilizaron cuerpos de seguridad y emergencia desde Cárdenas y Huimanguillo con unidades contra incendio de gran capacidad. Trabajaron toda la noche y parte de la madrugada y al amanecer ya habían logrado controlar el fuego en un 90 por ciento.

Esto permitió volver a las familias que voluntariamente habían desalojado sus casas, pero el miedo sigue latente, pues por momentos el fuego hasta el jueves en algunas áreas de los pantanos y espadañales el fuego seguía vivo.

Hoy lamentan que la situación que vienen enfrentando desde cuatro años se hiciera visible, solo por el incendio que se registró. “Ese es el detalle, que Pemex no le da seguimiento a este tipo de accidentes, se les avisa y hacen caso omiso de lo que pasa, sostiene Carlos Arias.

Con información de JOSÉ RAÚL REYES / GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Continuar leyendo

Chontalpa

Se extiende el derrame en Paraíso

A la fecha no se ha dictaminado el origen del problema. Pescadores piden apoyo para reactivar sus actividades.

Publicada

en

12726 Visitas

PARAÍSO.- A ocho días que se detectara hidrocarburo en las costas del municipio de Paraíso, en la laguna Mecoacán y su extensa zona de manglares, así como en el río Seco, ni Pemex ni las autoridades ambientales de los tres niveles de gobierno se han pronunciado sobre lo que ocurre.

Pescadores, cooperativistas y permisionarios pesqueros aseguran que el problema fue ocasionado por un derrame en instalaciones de Pemex y catalogan como graves los efectos medioambientales, así como sus pérdidas económicas, pues se les dañaron redes y el aceite alcanzó granjas de peces y los bancos ostrícolas.

Hasta hoy, sin embargo, de manera oficial no se ha dictaminado el origen del problema.

La Federación de Cooperativas Pesqueras de El Bellote informó que el problema se sigue extendiendo hacia otros cuerpos de agua.

“Pemex mandó a la compañía CORSA, hicieron una limpieza, pero solo fue por encima y ahí en la barra Dos Bocas, en la playa el Cocalito el aceite está fuerte y es ahí donde llega el turismo. Esto nos va a afectar mucho, es apenas el inicio”, sostuvo su dirigente Segundo López.

Este martes, una representación de cooperativistas acudió a las secretarías para el Desarrollo Energético y de Gobierno estatal para reclamar la falta de atención a problema de contaminación.

Entregaron documento a Desarrollo Energético.

JOSÉ RAÚL REYES
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Continuar leyendo

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia