Síguenos

¿Qué estás buscando?

Seguridad

Se enfrentan a policías y acaban detenidos en el mismo hospital

Después de ingresar a dos nosocomios diferentes, tres personas quedan bajo resguardo de la Guardia Nacional como sospechosos de una balacera.

OTHÓN P. BLANCO, Quintana Roo.— Policías y civiles que se enfrentaron a balazos la tarde del miércoles 13 de enero, en la comunidad de Sergio Butron Casas, acabarían internados en un mismo hospital.

A la misma hora, médicos de una clínica privada reportaría a las autoridades del ingreso al nosocomio de otros dos civiles, que de igual manera presentaban heridas producidas por proyectiles de armas de fuego.

De inmediato, elementos del Ejército Mexicano y la Guardia Nacional a bordo de camionetas verde olivo aseguraron las entradas y salidas de los nosocomios con el propósito de que no se volvieran a escapar.

De acuerdo a los primeros reportes, los hechos ocurrieron en el municipio de Othón P. Blanco, a 32 kilómetros al oeste de la ciudad de Chetumal, cuando elementos de la Policía Ministerial, a bordo de una camioneta blanca fueron atacados por un grupo de sujetos que viajaban a bordo de un auto compacto gris.

Los agentes realizaban trabajos de inteligencia, pues en la comunidad se han perpetrado varias ejecuciones que han dejado entre los cañales cuerpos torturados y carbonizados hasta el aterrizaje de una narcoavioneta.

Al pasar por una brecha, donde se encontraban escondidos los pistoleros, la Pick-Up blanca de los oficiales fue baleada. El conductor, al escuchar los disparos aceleró el vehículo para luego darse la vuelta cerca de la secundaria federal y cruzarse al otro carril, desde donde comenzaron a repeler la agresión.

Las llamadas de los vecinos, en su mayoría pobladores del ejido, al número 911 señalan que las detonaciones duraron varios minutos, y que al verse acorralados los sujetos del auto gris, emprendieron la huida.

UNO DE LOS HERIDOS ESTÁ MUY GRAVE

Al cruce no tardaron en llegar elementos de la Policía Estatal Rural y de la Guardia Nacional, quienes de inmediato acordonaron el tramo de camino vecinal.

Además de levantar una docena de casquillos percutidos de armas de fuego, se encontraron muestras de sangre que se cree pertenecen a los pistoleros.

El comandante a cargo del operativo alertó a la base para montar un operativo en las principales carreteras y caminos vecinales para detener a los agresores.

Una ambulancia trasladó al policía herido en la refriega hasta la clínica del ISSSET, donde según reportes médicos se encontraba fuera de peligro.

No habían pasado ni un cuarto de hora, cuando los mismos doctores que atendieron al agente herido, recibieron a un civil que presentaba un orificio en la pierna izquierda, provocado por un proyectil de arma de fuego. Versiones extraoficiales señalan que se trata del «Jhonny», mencionado en otras carpetas de investigación. Agentes de la Fiscalía General del Estado de Tabasco arribaron al nosocomio para interrogar al herido.

A la misma hora, médicos de la clínica particular Carranza reportaban a las autoridades el ingreso de dos personas que también presentaban lesiones de bala. Uno de los lesionados se encontraba muy grave de salud.

Las primeras declaraciones de los dos sujetos baleados es que fueron atacados por desconocidos a bordo de un auto compacto, pero las contradicciones en que cayeron hicieron que las autoridades los aseguraran.

 

Te puede interesar

Advertisement