web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Una señora se lava las manos, a como lo han recomendado las autoridades, para evitar contagios.

Se duplica consumo de agua

Al aumentarse el gasto del líquido en un 100%, significa que en promedio cada persona utiliza 500 litros al día.

Con el confinamiento decreta­do durante el estado de alarma y las medidas de prevención higié­nico sanitarias, aunado a la pre­valencia del periodo canicular, el consumo de agua incrementó en un 100 por cierto, lo que signifi­ca que cada tabasqueño está gas­tando 500 litros de agua al día en promedio.

Lo anterior es con base a las estimaciones de la Comisión Nacio­nal del Agua (Conagua), así como de especialistas en el tema, quie­nes confirman que el mayor gasto del agua está ocurriendo por la hi­giene personal de hasta tres veces por día, el lavado de los pisos de las casas, lavado de vehículos, además por el uso de las albercas.

 

LO QUE SE USA

Por una parte, la Conagua refie­re que el consumo promedio de agua, por cada tabasqueño, es de 250 litros al día. Durante la tem­porada de calor, en este caso de la canícula, incrementa 150 litros más, es decir, a 400 litros, y re­presenta un incremento del 60 por ciento.

En contraste, Armando Do­rantes, coordinador de la campa­ña “Agua para la Vida, Agua para Todos”, dijo que el confinamien­to de las familias por la pandemia del coronavirus elevó el consumo en un 40 por ciento, ya que lo pri­mero está la salud de las perso­nas, luego la preocupación por el gasto del agua.

“El incremento del consumo considero que es de un cuarenta por ciento, y uno lo puede ver en la casa. Nos estamos bañando con mayor frecuencia, lavamos más la casa”, expresó y manifestó que hasta el momento el incremento del consumo no afecta tanto en los bolsillos de los tabasqueños, por su bajo costo en la entidad.

De manera conjunta con el in­cremento del 60 porciento por el calor y el 40 porciento por el co­vid, hacen una sumatoria del 100 porciento del consumo de agua en los hogares. Se trata de un in­cremento inédito al que se estaba acostumbrado.