web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Se conmemora el Día Mundial del Refugiado; así viven y enfrentan la pandemia

Mujeres, hombres, niños y niñas en calidad de refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos y migrantes viven en precarias condiciones en todo el mundo.

La emergencia sanitaria y la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus pone en riesgo el presente y el futuro para millones de personas que viven en contextos vulnerables ante el conflicto y la violencia. Se estima que actualmente existe el número más alto de refugiados alrededor del mundo en la historia.

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial del Refugiado 2020, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, recalcó el peligro que el coronavirus representa este año para todos aquellos que se encuentran lejos de sus lugares de origen.

“Este año, la pandemia del Covid-19 supone una amenaza adicional para los refugiados y los desplazados internos, que se encuentran entre las personas más vulnerables. En mi reciente informe de políticas sobre el Covid-19 y las personas en movimiento exhorté a los gobiernos a que velaran por que se los incluyera en todas las actividades de respuesta y recuperación”.

Casi 80 millones de personas están huyendo en todo el mundo, cerca de 10 millones más que hace un año, más que nunca, de acuerdo con el reporte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) publicado con motivo del Día Mundial del Refugiado.

Mujeres, hombres, niños y niñas en calidad de refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos y migrantes viven en precarias condiciones en todo el mundo, con falta de acceso a servicios básicos como agua limpia, alimentos, saneamiento o acceso inadecuado a la atención médica, así como falta de un estatus legal. La pandemia exacerba estas condiciones de vida.

Las personas desplazadas viven en la inseguridad y corren el riesgo de arresto o abuso. El informe señala que pueden ser estigmatizados como “portadores de enfermedades” en un contexto de mayor xenofobia, tienen acceso limitado a información confiable y carecen de seguridad médica en caso de requerirla. Algunas poblaciones dependen totalmente de la ayuda humanitaria de organizaciones civiles.

El reporte presentado por la ONU también destacó que el Covid-19 es “potencialmente devastador para los infantes, las repercusiones de la pandemia “corren el riesgo de desbaratar los progresos mundiales en varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en favor de los niños y niñas.

A juicio de Naciones Unidas, las dificultades económicas que sufren las familias como consecuencia de la recesión económica mundial podrían dar lugar a cientos de miles de muertes adicionales de niños en 2020. También puede poner en riesgo su alimentación.

Casi 369 millones de niños en 143 países, que normalmente dependen de las comidas escolares como fuente fiable de nutrición diaria, deben buscar ahora otras alternativas alimentarias.

 

 

Con información de   Forbes