Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Los denunciantes aseguran que laboran más de ocho horas y son mal pagados.

Sanean fuga sin protección

Obreros de la compañía Apolo denuncian anomalías y exigen intervención de autoridades.

Con la complacencia de las autoridades municipales, laborales y sanitarias, un grupo de 20 trabajadores indígenas contratados por la compañía Apolo para la recolección de hidrocarburo derramado en una fuga ocurrida en la ranchería La Loma, son explotados y doblemente expuestos a enfermarse primero por los gases que respiran y, segundo por el Coronavirus, ya que, no cuentan con protección.

En plena segunda etapa de la pandemia del Covid-19 que azota a la entidad, los indígenas nacajuquenses , desde hace dos meses, son objeto de violación de sus derechos humanos, por esta empresa, quien les paga el salario mínimo, por una jornada de más de ocho horas, sin proporcionarles equipamiento para el trabajo.

El trabajo que realizan estos chontales, consiste en introducirse a las “chapapoteras”, en terrenos de más de cinco hectáreas donde está diseminado el hidrocarburo y aceite derramado, tienen que introducirse en ese medio aceitoso por varias horas, a una profundidad de un metro, para sacar los grumos de crudo e irlos amontonando, labor que además de insalubre es riesgosa.