web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Salud mental

La salud mental define como un estado de equi­librio emocional, cognitivo y de bienestar en el que podemos estar como individuos, sin embar­go también significa que los vínculos que estable­cemos son armónicos pues tomamos decisiones con base a nuestra asertividad.

No siempre podemos lograr este equilibrio por nosotros mismos, necesitamos redes de apo­yo fuertes para conseguirlo como amigos, pa­dres, familiares cercanos.

Sin embargo, no es habitual que dentro de es­tas redes incluyamos a profesionales de la salud mental como los psicólogos, pues hemos escu­chado o pensado que acudir a terapia solo es para personas con serios trastornos mentales.

Pero la realidad es que a todos nos pasan cosas, sobre todo ahora en este encierro por el Covid-19, y tenemos problemas de pareja, con los hijos, nuestros amigos, con la forma de re­lacionarnos, incluso con nuestra sexualidad.

Aunque en ocasiones no sean graves, nos viene bien tener ayuda profesional para poder comprender situaciones o alguien que esté allí para apoyarnos en los momentos en los que no nos sentimos plenos ni somos capaces de sen­tirnos mejor por nosotros mismos.

El acudir a terapia psicológica es un mo­mento y un lugar reservado para poder ex­presarnos sin ser juzgados, es un espacio para conocernos obteniendo recursos que nos ayu­darán a enfrentar nuestras dificultades.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Cualquier lugar que ocupemos con las per­sonas cercanas, inclusive si tenemos hijos, es­tas acciones sirven como modelo para saber que puede recibir ayuda profesional sea cual sea el escenario que enfrente.

Durante esta cuarentena analicemos nues­tras dificultades, cómo nos sentimos y por todo lo que obstaculiza el sentirnos mejor y busque­mos ayuda profesional para lograr un equilibrio.

Te puede interesar