web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Chiapas

Salió de su casa y ya no regresó

Violeta, mujer trans, tenía tres días de desaparecida; fue encontrada a las afueras de Tuxtla. La tiraron desde un coche en movimiento.

TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIA­PAS. El pointer rojo aminoró la velocidad al acercarse a la esquina de la 3a. Norte y 2a. Poniente. Los ocupantes del interior, dos personas mayo­res y dos menores de edad, ba­jaron los vidrios polarizados de un costado y comenzaron a insultar a Norma «N» y su compañera, trabajadoras se­xuales trans.

A esa hora de la madruga­da no había ningún policía a quien recurrir, y Norma y su amiga tuvieron incluso que esquivar los huevazos que desde la unidad con placas de circulación DHU-480-B les arrojaron.

Norma pudo sacar el celu­lar de su bolsa de mano y cap­turar algunas imágenes del vehículo y sus agresores.

«Cada semana o cada quin­ce días nos avientan huevos `voladores´, no importa que sea Día de la Diversidad o de la to­lerancia, lo hacen con total im­punidad», declaró Norma «N».

Esa noche lo último que vio de sus agresores antes de que se perdieran en la noche fue la leyenda en la calcoma­nía pegada a la defensa del co­che: «Más fe, menos miedo».

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

LAMENTA OBSERVATORIO FICHA DE IDENTIDAD

Violeta, joven trans de 25 años de edad, salió de su casa en la colonia ISSSET a las on­ce y media de la mañana, del 19 de octubre, y ya no regresó.

Su compañero acudió a la Fiscalía General del Estado para reportarla como desa­parecida. En la ficha que esa noche sacó la dependencia, la foto de Violeta estaba acom­pañada por su nombre de pila y no por el de su orientación sexual: Gerardo Ramírez Pé­rez. Para colmo, en donde de­bían indicar su sexo, escribie­ron «no especificado».

El Observatorio Ciudada­no LGBTTTI+ criticó la ficha de identificación y pidió que se aplique el protocolo de ac­tuación para el personal de las instancias de procuración de justicia del país, en casos que involucren la orientación se­xual y la identidad de género. El Observatorio denunció que en lo que van del año se han regis­trado cinco transfeminicidios, cometidos en Tapachula (3), San Cristóbal (1) y Tuxtla (1).

Mientras pasaban las ho­ras, los amigos y conocidos de Violeta describían en redes sociales cómo era con el pró­jimo. «Nunca le faltó el respe­to a nadie… A todos brindaba una sonrisa… Era muy amiga­ble», la recordaban.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

TIRARON SU CUERPO DESDE UN AUTO

El anciano se levantó tempra­no el miércoles 21 de octubre para cortar un poco de leña a un costado de la carretera Tu­xtla-Copoya. Se ayuda con el garabato a remover las ramas. De pronto, jala un poco unos tallos y un escalofrío recorre su cuerpo. Suelta el machete y el garabato y sale corriendo a la carretera.

En frente hay una iglesia y el hombre corre hasta allí, se persigna. Más calmado saca su celular y llama al 911. Re­porta un cuerpo sin vida tira­do a orillas de la vía.

No tardan en arribar a la curva elementos de la policía estatal y del Semefo, quienes deducen que por la posición del cuerpo, el desconocido fue arrojado desde un auto en movimiento. Por las filiales, el desconocido podría corres­ponder a las filiales de Vanesa, reportada como desaparecida desde hacía tres días.

La comunidad trans se siente agredida. Y no hay nin­gún detenido.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar

Columnistas