Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

¿Sabías que?

Benito Pablo Juárez García humilde niño de la nación zapoteca, nacido en 1806 en San Pablo Guelatao de la Sierra de Ixtlán, huérfano a temprana edad, desvalida, pobre, monolingüe, se levantó imponente y le dio lecciones al mundo de lo que significa defender principios, ideales y valores. Ya mayor, por su perseverancia y reciedumbre en la defensa de las libertades públicas y la Independencia Nacional, por su valentía, por su longanimidad (grandeza de ánimo en las adversidades) la Republica de Colombia y la Republica Dominicana le otorgaron el honroso título de <<Benemérito de las Américas>>.

Juárez es el Presidente Vitalicio de México y ocupa lugar muy destacado en el calendario cívico de la Patria. Él es el Insigne Patriota de la segunda Independencia de México, cuando derrotando la intervención francesa que duró cinco años, la República en 1867. Él es la lección cívica y permanente que aun conmueve nuestros corazones. Aventajado estudiante en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca. Director del Instituto de Artes y Oficios. Abogado. Diputado. Juez. Gobernador. Ministro de Instrucción Pública.

Presidente de la Suprema Corte. Y Presidente de la República. Hombre sencillo y cordial, se cuenta que cuando llegó al campamento de los revolucionarios de Ayutla (estado de Guerrero) para ponerse a las órdenes de Don Juan Álvarez, se presentó como cualquier ciudadano, sin ostentar los cargos que había tenido y lo ocuparon para hacer y contestar correspondencia hasta que más tarde llegó una carta rotulada para el antiguo gobernador de Oaxaca y fue así como se dio a conocer entre los luchadores contra la dictadura de Antonio López de Santa Anna.

También sabemos por la maestra que es la Historia que cuando fue desterrado con violencia por orden del gallero sin vergüenza López de Santa Anna hacia Nuevo Orleans, iba enfermo y sin un centavo (y ya había sido Gobernador) y a su paso por Cuba un buen hombre se le acercó y lo apoyó con algún recurso, era un hermano de la Gran Fraternidad. Y que ya en Nuevo Orleans en los Estados Unidos se ganaba su sustento enrollando puros mientras Don Melchor Ocampo lavaba platos en un restaurante y también ya había sido Gobernador de Michoacán.

Finalmente se sabe que desde 1871 -año en que murió su amada esposa Doña Margarita Eustaquia Maza Parada- empezó a tener problemas con su corazón. Muere en Julio de 1872 siendo asistido en sus últimas horas por los doctores Ignacio Alvarado, Gabino Barrera y Rafael Lucio. ¡Que viva para siempre el inmortal y célebre Patricio de Guelatao!

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement