Síguenos

¿Qué estás buscando?

El padre podría ser el sospechoso.

Chiapas

Roban a dos menores en el patio de su casa

Desaparecieron el viernes 15 de abril, en plena calle Pichucalco. El mayorcito tiene ocho años; la menor apenas seis de edad.

RAMIRO LÓPEZ MENDOZA
GRUPO CANTÓN

REFORMA, CHIAPAS.- Ricardo, dos años mayor que Yuzihey le muestra a su hermanita unas piedras que han recogido en frente de la casa, cuya fachada da a la calle Pichucalco.

Los niños ocho y seis años de edad respectivamente son observados de vez en cuando por la madre, Coni Yesenia.

La mujer se hace cargo de los dos hijos, trabaja vendiendo cosas y lavando ajeno. Hace tiempo que se separó del padre de los pequeños, sin recibir más que amenazas de este.

Ella ha decidido cerrar esa puerta porque prefiere un ambiente sano para sus pequeños, que están en edad de ser felices y recibir sólidos valores. Aunque eso signifique ser padre y madre.

Ver a sus hijos jugar en el patio, oírlos hablar de las pequeñas cosas que van descubriendo, le recompensa todas las horas de incertidumbre por los días que pasan.

DESAPARECEN DEL PATIO

Coni Yesenia se levanta un momento de la mecedora y se pierde por el pasillo para ir a la cocina y checar un postre que está haciendo para sus tesoros.

No tarda mucho en remover el líquido espeso que se calienta en la estufa, y cuando ya está a punto de verterse el recipiente sobre el piloto, cierra el gas.

Vuelva a sentarse en la mecedora y levanta la vista hacia el frente, donde hay un pequeño patio con un árbol fresco que acaba donde empieza la banqueta y luego calle donde viven.

No ve a Ricardo, el mayorcito, ni a Yuizihey, jugar donde los dejó hace un rato. Se levanta un poco de la mecedora y aguza el oído. Escucha el rumor el viento, voces lejanas y el ruido de una motocicleta que se pierde. Pero no escucha la voz de Ricardito ni las preguntas de su hermanita. Instintivamente su cuerpo se levanta rápidamente de la mecedora y de unas cuantas zancadas llega al patio.

Lo único que ve son los montoncitos de piedras, ramas y hojas que los niños juntaron para sus juegos. Siente que el corazón podría estallarle de tan rápido que bate en su interior.

FISCALÍA EMITE ALERTA ÁMBER

Se frota las manos en la falda mientras camina rápidamente hacia ambos lados de la calle, sin saber qué hacer, qué dirección seguir.

Comienza a gritar los nombres de los niños, y luego un llanto se apodera de ella que no tardan en asomarse los vecinos que a esa hora, cuatro de la tarde del viernes 16 de abril, estaban cabeceándose en sus hamacas o entrecerrando los ojos en la sala, con el ventilador que no apaga el calor.

Dos grupos se dividen y comienzan a caminar por las calles aledañas, voceando los nombres de Ricardo y Yuzihey. Nadie responde.

A sugerencia de los vecinos, la angustiada madre llama al 911, donde toman sus datos y la canalizan a un número de la Fiscalía General del Estado de Chiapas.

Las autoridades no tardan en emitir la alerta Ámber. La madre mientras tanto se dirige a las oficinas de la Fiscalía para presentar una denuncia.

PAREJA JOVEN HABRÍA AYUDADO EN EL ROBO

Además de dar todos los datos de los pequeños, sus señas particulares y la hora en que se extraviaron, así como la ropa que traían, Coni Yesenia ofrece otra información que uno de los vecinos obtuvo al buscar a los pequeños.

Dos vecinos dijeron ver a unos menores de edad, uno más grande que la pequeña, caminar de la mano de dos adultos jóvenes hasta subirse a una unidad, donde estaba esperando otro hombre.

Coni Yesenia compartió llorando sus sospechas con los agentes del Ministerio Público: Probablemente su esposo secuestro a sus hijos, pues desde que se separaron ha exigido hacerse cargos de ellos. Los agentes tomaron nota de la declaración en la carpeta con número Ref2104160029, y comenzaron a buscar el paradero del progenitor.

Hasta el cierre de esta información, los niños Ricardo y Yuzihey continúan desaparecidos. Su madre reza porque aparezcan vivos.

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement