Conecta con nosotros

Like

Rigoberto Ceballos, un maestro de primera plana

El legendario fotógrafo tabasqueño relata a Like sus inicios y cómo logró perfeccionar su estilo de retratar.

Publicada

en

70 Visitas

Tomar un instante del tiempo y plasmarlo en un retrato es un arte con el que se nace, se pule y se aprende día a día, pero también se estudia, y pocos pueden decirse maestros. Don Rigoberto Ceballos puede hacerlo, pues ha retratado con su lente al Tabasco de antaño, al de su época, y ahora al presente.

Su visión y talento, aprendido desde los 15 años, es una herencia para los nuevos fotógrafos, pues su pasión nació gracias a sus amigos, relata a Grupo Cantón.

“Me invitaron a trabajar como ayudante de fotógrafo; antes nadie te enseñaba porque ibas a ser competidor. Yo tuve la satisfacción de tener a amigos que me fueron relacionando en el ambiente de la fotografía, como Don José Antonio Olán Pérez, José de la Cruz Gómez (+) y así empezamos en ‘Fotos Madera’.

‘Luego me contrato un chilango que vino hacer tomas del campo aquí. Yo era de fotos instantáneas que tomaba en la calle, pero no sabía medir el diafragma ni nada, era un “apreta cámara”, y para eso me alquilaban, hasta que aprendí”.

Así, don Rigoberto llegó al mundo del fotoperiodismo, donde se fogueó como los buenos. “El periódico dependía de la agilidad de tomar la foto rápida y exacta, y llevársela al grabador porque si no no salía la de la primera plana”.

De esta etapa, el entrevistado guarda memorias que difícilmente olvidará.

“Tengo fotos que son sido motivo de satisfacción por estar en los momentos adecuados. Tengo una de una pipa que se estrelló donde estaba la plazuela Lázaro Cárdenas. Yo llegue antes que todos y retrate el fuego concentrado,  el combustible ahí gritaba, hasta que lo venció el fuego y cayó; cuando llegaron los otros solo tomaron la foto en el suelo, y ese es el valor. Otra fue cuando se estrelló el camión de turistas en el barandal del puente y cayeron al río todos. ¡Ay hermano! Flotaban los cuerpos despedazados, en cayucos los iban subiendo, y yo allá pegado”.

Finalmente, Ceballos reconoce que el oficio del fotógrafo ha cambiado con los años.

“El que quiso prepararse y aprovechar el cambio de empírico a la era digital, pues brincó el charco, pero se era más periodista y fotógrafo cuando se sabía manejar una luz, las bajas, las altas, las medias, contra luces y todo eso, ahora nada más ponen su cámara en automático”.

¿Y QUIÉN ES CEBALLOS?
Conoce un poco más sobre este experimentado fotógrafo que ha captado parte de la historia de Tabasco.

*Rigoberto Ceballos Ramírez nació en Villahermosa, Tabasco, en 1946.
*Cumplió 54 años como fotógrafo profesional. Actualmente tiene 74 años.
*Sus padres son María Ramírez López y Don Luis Ceballos López.
*Sus maestros de fotografía: José Antonio Olan y José de la Cruz Gómez

‘EL QUE USA UN CELULAR NO ES UN FOTÓGRAFO’

En tiempos en que la tecnología y el uso de teléfonos inteligentes ha popularizado la fotografía como hobbie, el maestro Rigoberto Cevallos asegura que no cualquiera puede atribuirse la profesión de ser fotógrafo.

“El que usa un celular o cámaras digitales no es fotógrafo; esa es la cámara que está haciendo maravillas. Ponga usted en modo automático su cámara digital y para donde quiera que dispare sale la foto”, asevera el profesional de la lente.

“A nosotros nos contrataban para cualquier evento social o político, y llevabas un rollito de 12 placas blanco y negro o a color, y tenías que hacer esas 12 tomas exactamente parejitas, las luces parejitas, porque son 12 fotos vendibles, por eso te pagaban, te daban un rollito de 12, 24 o de 36, y se revelaba y decías “¡órale, esta es la buena, esta también, quiero esta… ¡uff!, ya salvabas la chamba”.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia