Conecta con nosotros

Arreando al Elefante

Ricardo Anaya es culpable, para ejemplo basta ver a Pepe Meade

Publicada

en

361 Visitas

A manera de honrar el legado del astrónomo italiano, Galileo Galilei, quien hoy festejaría su 458 cumpleaños -en caso de tener vida eterna-, valdría la pena recordar que dicho matemático fue el inventor del telescopio, y precursor de demostrar al mundo que la tierra gira alrededor del sol y no viceversa.

Será necesario dicho catalejo -anteojo de largo alcance-, para que algunos ciudadanos puedan observar el grado de cinismo del excandidato presidencial Ricardo Anaya, ya que al no presentarse en su audiencia ante la Fiscalía General de la República por su presunta colaboración con el caso Odebrecht, en lenguaje jurídico su acto se interpretaría como “a justificación no pedida acusación manifiesta” o en términos coloquiales, “el que nada debe nada teme”.

A manera de poner ejemplos, alguien ha visto al priista y exsecretario de Hacienda, Desarrollo Social y Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, andar con excusas leguleyas para evadir a la justicia, tomando en cuenta que el economista del ITAM, participó en dos gobiernos distintos -y de diferente partido-.

En razón de lo anterior, seguramente el “abogado” Anaya Cortés esta consciente de sus faltas y de su “presunta” responsabilidad en los sobornos para aprobar las reforma de Peña Nieto, o ¿por qué razón no se presentaría ante un juez?

Hablando de astronomía, quien se parece al cometa Halley, debido a que regresa y regresa, es Elba Esther Gordillo, pues ante su anunció de volver a la política mexicana, algunos analistas políticos especulan que su nuevo matrimonio es su motivación para volver a “trabajar”; ¡alguien tiene que mantener la casa!

POST-IT

Quien se pondrá molesto al leer los periódicos de hoy, será el presidente Consejero del INE, Lorenzo Córdova, ante la noticia que se aprobó una reforma político-electoral para que los partidos puedan decidir renunciar a su financiamiento público y regresarlo a la Tesorería, a fin de comprar vacunas contra COVID-19.

¿Será este el principio del fin de los altos sueldos de Córdova Vianello y de Ciro Murayama?, por el bien de México, esperemos que sí.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia