Síguenos

¿Qué estás buscando?

Tabasco

Retoma inspiración, para levantar su negocio otra vez

Tras vencer el alcoholismo, asegura que la inundación la va a superar también y pondrá su mejor esfuerzo en lograrlo.

TABASCO.- Fernando Alonso Peña Góngora es habitante de la Colonia los Sauces en la ranchería Samarkanda, con las recientes inundaciones su negocio se anegó, ocasionando que todo su esfuerzo invertido durante cinco años se desvaneciera en cuatro horas. Todo lo que tenía se perdió en el agua, fue un golpe muy duro para él. Es originario de Yucatán, pero desde hace 51 años radica en el estado de Tabasco. Durante muchos días estuvo en la constante duda sobre cómo se levantaría de esta situación tan desfavorable en la que las anegaciones lo adentraron. Pero no tenía tiempo para lamentarse, y menos para buscar culpables. Con la fe puesta en Dios se permitiría salir adelante.

“Veía mi negocio entre el agua y se me partía el corazón, tantos años de lucha se perdieron en unas horas. Pero no me lamenté, al contrario, le pedía fuerzas a Dios para salir de esta”. Entonces, no dejó que la desgracia que enfrentaba lo consumiera, decidió levantarse y demostrarse una vez más que él es más fuerte que toda dificultad, y que no hay adversidad que no pueda superar. Fernando durante mucho tiempo fue boxeador y al mismo tiempo atendía un pequeño negocio de tacos que le heredó su padre. Su vida iba muy bien hasta que lastimosamente cayó en el alcoholismo, se entregó completamente al vicio, lo que ocasionó que lo perdiera todo y entrara a una profunda depresión.

Un día se levantó y se dio cuenta de que estaba sin rumbo y totalmente perdido, se animó a empezar desde cero y avanzar por su bien y el de las personas que lo rodeaban, sobre todo, para no deshonrar más la memoria de su padre. “Yo no iba a permitir seguir así, tenía que cambiar y empezar a luchar. Yo no era eso en lo que me había convertido, era otro, mis padres no me habían educado así”, comentó.

SE REIVINDICÓ

Decidió a abrir un negocio nuevo, fue así como nació “Su Amigo el Campeón”, una nueva taquería con la que podría demostrarse que dentro de él existía una versión distinta a la que todos conocían, esa versión que no aportaba nada positivo para él ni para nadie. El día de hoy desea que todas las personas que perdieron su negocio al igual que él, puedan encontrar la fortaleza para salir adelante y sigan llevando el sustento a sus hogares.

Fernando aprendió que las mejores lecciones que da la vida son aquellas que vienen de los momentos más difíciles, sólo así se es capaz de valorar lo que se perdió y lo que aún se conserva. Y para aprender de ello, se tiene que tocar fondo, entonces la percepción que se tenía cambia de enfoque y ayuda a pensar con claridad y a sacar la fortaleza desde lo más profundo para enfrentar todo lo que suceda más adelante.

Te puede interesar

Advertisement