web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

El joven padece retraso cognitivo secundario con lesión neurológica por epilepsia; tenía anemía que ya superó con tratamiento médico.

Centro

Rescató a su hijo de las aguas, imposibilitado para caminar

Cuando el río Mezcalapa inundaba su casa, María de Jesús León sacó fuerzas del miedo, cargó y subió, junto a sus sobrinos, al joven de 24 años a la segunda planta de una casa.

CENTRO, TABASCO.- Con valor y la firme decisión de conservar lo más preciado para ella que es la vida de su hijo, María Jesús León Cornelio de 56 años, logró poner a salvo del río Viejo Mezcalapa a su hijo que sufre una discapacidad.

La habitante de la ranchería Ixtacomitán, Primera Sección en el municipio de Centro se espan­tó cuando su casa alcanzó más de un metro de hondo, ya que se encuentra a la orilla del río Viejo Mezcalapa.

A pesar de contar con 56 años de edad, logró subir a una segunda planta, con ayuda de sobrinos, a su hijo de 24 años de edad, quien no puede caminar por la condición que tiene de ser discapacitado.

Fueron minutos de agonía para esta mujer que vive sola en su domicilio con su hijo, pues el agua subió de repente en menos de 20 minutos, por lo que no le dio tiempo de sacar casi nada, pues ella en lo único que pensaba era en poner a salvo a su hijo que pa­dece retraso cognitivo secundario a lesión neurológica por epilepsia.

 

 

“Fue un milagro que cuando buscaba ayuda llegaron unos so­brinos, que viven cerca de nuestro domicilio, e improvisando una escalera subimos a mi hijo a la se­gunda planta de un familiar, que me dio en ese momento espacio para posar”.

Por si fuera poco doña María nos comenta que existen autori­dades que han tratado de sepa­rarla de sus hijo, porque un día a la semana lo tiene que dejar solo en su domicilio, pero se debe a que ella trabaja de empleada domésti­ca en el Fraccionamiento Santa Teresa.

Asegura que a veces lo deja por espacio de dos horas, y se apura para regresar lo más pronto po­sible, pues co el dinero que gana y con ayuda de los vecinos es como han podido mantenerse en estos momentos difíciles, ya que por las inundaciones le suspendieron el apoyo que recibe su hijo por dis­capacidad.

Con diversos tratamientos que consume dos veces al día, Miguel se muestra un poco apenado de compartir su historia, ya que le cuesta trabajo hablar, sin embar­go, quiere que lo apoyen y lanza un llamado de ayuda.

La madre asegura que para prevenir accidentes del joven debe alejar todos los objetos pun­zocortantes o inflamables para que su hijo no se dañe.

Te puede interesar

Advertisement