Conecta con nosotros
527 vistas -

Opinión

Rescatar el Plan Chontalpa

Publicada

en

480 Visitas

El fin de semana pasado tuvimos varias reuniones de trabajo con las autoridades ejidales de los 22 poblados que componen el Plan Chontalpa, en Cárdenas y Huimanguillo, para repasar la problemática de servicios e infraestructura y la deficiente política de apoyo y fomento a la producción agropecuaria.

Lamentable es el actual diagnóstico, de lo que hace casi 60 años se pensó sería “el granero del país” y “el mejor esfuerzo de Reforma Agraria Integral de México”: Abandono total a la infraestructura construída de drenes, caminos, sistemas de riego, líneas eléctricas y deterioro de escuelas, centros de salud y áreas comunes.

Mención especial merecen cuatro aspectos:

a) Inseguridad creciente y la presencia de la delincuencia organizada en extorsiones, cobros de piso, secuestros o represión de protestas sociales. La gente habla de una gran corrupción y complicidad de autoridades municipales.

b) La pérdida de valores como la honestidad, la solidaridad, la ética y el civismo que conlleva a una colectividad degradada por el alto consumo de alcohol y drogas diversas y conductas egoístas e individualistas, llenas de violencia familiar y vecinal.

c) Permanente agresión a la naturaleza y al medio ambiente por las actividades petroleras y falta de un manejo adecuado de los cuerpos de agua, la contaminación y pérdida del suelo fértil.

d) Envejecimiento de los ejidatarios y migración de los jóvenes hacia las ciudades como Villahermosa, Cancún, Mérida o de plano en el extranjero en países como Estados Unidos o Canadá, ante la escasez de fuentes de empleo o por intentar acudir a instituciones de educación superior.

Lo positivo, con lo que me quedo, es la fuerza, el coraje, la voluntad de las mujeres y de los hombres del Plan Chontalpa por luchar contra la adversidad y superar las condiciones vigentes de pobreza, ignorancia, violencia, corrupción, delincuencia, retraso. Desean aportar su esfuerzo para vivir mejor y heredar a sus hijos una tierra próspera y progresista, con hondos surcos de justicia social.

Mi compromiso – que espero cumplir en los próximos días – es enterar al Presidente de México, nuestro paisano Andrés Manuel López Obrador de su penosa situación y de su ánimo de revivir la bonanza del Plan Chontalpa.

También solicitaré al Gobierno Federal un programa de rescate inmediato para la modernización de caminos y calles con concreto hidraúlico, agua potable y drenaje, mantenimiento y expansión de la Red Eléctrica, escuelas con aulas dignas que tengan aire acondicionado e Internet, centros de salud con doctores permanentes y medicamentos. Y claro, apoyos para la producción de alimentos y generación de empleos.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia