web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
CARLOS MARIO RAMOS HERNÁNDEZ

“Repartía despensas y se contagió; hoy recibe terapias respiratorias”

“Es terrible estar hospitalizado, ver morir a alguien en la cama contigua, ver cómo sacan los cadáveres embolsados”.

VILLAHERMOSA.- El Covid no respeta religión, ni credos, ni par­tidos, ni colores y si no te cuidas te puede matar, así lo vivió el diputado independiente Carlos Mario Ramos Hernández, quien tras vencer al vi­rus enfrenta secuelas en garganta, pulmones, articulaciones y recibe terapias respiratorias.

Aunque asegura que no sabe cómo se contagió, dijo reconocer que tuvo una sobreexposición por la ayuda alimentaria que repartía a las familias afectadas por la pan­demia, un riesgo que dijo haber asumido conscientemente y en cuanto pueda volverá a las calles a seguir ayudando.

“Es terrible estar hospitalizado, ver morir a alguien en la cama con­tigua, ver cómo sacan los cadáveres embolsados, por eso digo que no es un trabajo fácil que está haciendo el personal médico, se están jugando el pellejo para salvar a muchos como este servidor”, expresó.

 

—¿Qué se siente ser un paciente Covid?, muchos no dimensiona­mos las terribles consecuencias de esta enfermedad

Es porque no lo han experimentado en carne propia, sino que simple­mente escuchamos las experiencias que se comentan en redes sociales y que le ocurrieron al amigo de un amigo, pero nunca lo vivimos.

Cuando nos toca vivir la enfer­medad es que valoramos todo, nues­tros estilos de vida, la alimentación, el tener a nuestra familia cerca.

 

—¿Sabe usted dónde se contagió?

Realmente no lo sé, el problema con este virus es que ha escalado a un nivel de contagio tan severo, que por un descuido en el que no tomes las medidas de higiene y sanidad, te puedes contagiar. Puede ser yendo al súper, en el transporte público, to­cando una silla, un barrote, incluso al recibir las compras del súper o del restaurante a domicilio.

 

—¿Usted estaba entregando apo­yos a familias afectadas por la pandemia, pudo haber sido allí?

Sí reconozco haber tenido una sobreexposición por toda la ayuda alimentaria que repartimos, pero se me hizo humano ayu­dar, tampoco quiero decir con esto que por andar ayudando me contagié. Y si fuera así, es un ries­go que yo asumí, que yo crucé y sobreviví, y ten por seguro que en cuanto pueda volveré a las calles a seguir ayudando a mis paisanos, me voy a sentar en un sillón a lamentarme que soy so­breviviente del Covid.

 

—¿Qué tan grave fue su caso, tuvo que ser hospitalizado?

Llegó un día en que realmente ya no aguantaba el dolor de cabeza, la temperatura, la insuficiencia respiratoria y tuve que ir como un ciudadano común y corrien­te. Esperé horas para entrar al Hospital ‘Juan Graham’, por urgencias y luego esperé en la silla de ruedas otro tiempo más; mi diagnóstico fue de neumonía grave por Covid.

 

Carlos Mario afirma que tomaba las medidas sanitarias, pero aún así se contagió de Covid.

 

—¿Cómo le atendieron los mé­dicos?

Admiro y celebro el gran esfuer­zo de quienes están en la prime­ra línea de batalla, de los médi­cos, enfermeros, epidemiólogos, químicos, auxiliares, camilleros, quienes exponen a diario su vida para salvar a los demás.

 

—¿Y cómo fue su experiencia en el hospital?

Es terrible estar hospitalizado, ver morir a alguien en la cama con­tigua, ver cómo sacan los cadáveres embolsados. A los familiares no les dan información de cómo está uno, tres días después de estar internado y ya que podía respirar un poco me­jor, pedí mi alta voluntaria, firmé los papeles e increíblemente ya que es­taba en mi casa le hablaron a mi fa­miliar para preguntar si sabían algo de mí; en qué cama o en qué módulo estaba. Mi familiar les tuvo que re­cordar que yo ya estaba en mi casa, lo que deja mucho qué pensar de los protocolos.

 

—¿Cómo logró vencer al Covid?

Pues fue gracias al apoyo médico que recibimos cuando fuimos hos­pitalizados y el seguimiento puntual de los tratamientos que nos indica­ron. Pero, aunque ya me hice una segunda prueba y salió negativa a Covid, a la fecha todavía tengo se­cuelas, en garganta, pulmones, arti­culaciones y estoy haciendo terapias respiratorias por el Covid.

 

—¿Qué hará ahora que ya superó el Covid?

Estoy esperando a mi segundo re­sultado negativo de Covid para po­der ofrecer mi sangre, el plasma, que es una sangre bastante rara, es A negativo, por si puede servirle a alguien para recuperarse de esta en­fermedad.

Pongo a disposición varios tan­ques de oxígeno completos que he­mos comprado y que pueden ayudar a las personas que no pueden o no quieren ir al hospital y deciden en­frentar la enfermedad en casa, pero que están teniendo dificultades para conseguir estos equipos que hoy se venden con sobreprecios.