Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Regresa la crisis petrolera

La pandemia está causando que se vacíen plataformas, generando desempleo en Tabasco, Campeche u Veracruz.

La crisis petrolera, que aparente­mente iba de salida con el esfuer­zo del gobierno federal, regresó de manera inmisericorde, impulsa­da por una guerra de producción entre Arabia Saudita y Rusia, que obligó a bajar el precio del barril, y por el mortal Covid-19, que está vaciando las instalaciones.

Hoy, al menos 3 mil personas han si­do desalojadas de las plataformas pe­troleras de la Sonda de Campeche y del Litoral Tabasco, quienes se han quedado sin ingreso y sin seguridad social.

Además, esta situación ha golpeado directamente en el sector restauran­tero, comercial y de servicios, como la hotelería, pues son sectores que gene­ran al menos 5 mil empleos a lo largo de Paraíso, Comalcalco, Centla y Sán­chez Magallanes.

Y es que la producción de Pemex iba en orden ascendente, apoyada por la extracción de las empresas privadas ganadoras de Rondas; los proveedores empezaban a tener contratos, a recibir sus pagos atrasados y con ello a gene­rar empleos.

Pero de la noche a la mañana todo empezó a caer; los precios del petróleo se ubicaron en números inimaginables has­ta llegar a menos 2.50 dólares el barril; es decir, Pemex tenía que pagar para que se llevaran el crudo.

¿Por qué?, porque el mercado está saturado de petróleo ante la falta de clientes, debido a que no hay movilidad del transporte a cau­sa de la Pandemia.

Y lo peor, el mortal Covid-19 llegó a las instalaciones petroleras en tie­rra, pero más a las plataformas de la Sonda de Campeche y del Litoral de Tabasco, en donde laboran al menos 5 mil trabajadores.

De esta manera Pemex comen­zó a retirar personal de sus platafor­mas petroleras en el Golfo de México como parte de las acciones de la Fase 3 de contingencia por coronavirus, además del aumento de casos positi­vos por la enfermedad en los comple­jos de Cantarell y Ku-Maloob-Zaap, responsables de casi 50 por cienro de la producción nacional de petróleo.

 

DESEMBARCADOS

“Se cuenta con un programa de desembarque de 3,094 personas en es­tos centros de trabajo durante 5 días, el cual inició el 26 de abril y concluyó el jueves 30 de abril, considerando los puertos de Ciudad del Carmen, Campeche y Paraíso, Tabasco”, de acuerdo con una fuente de Pemex.

La crisis de la caída de la produc­ción desde el año 2013 tenía hundida de la economía de las ciudades del su­reste, que dependen de los ingresos y la mano de obra petrolera, con la pér­dida de al menos 30 mil empleos.

Pero desde finales del 2019 se em­pezaba a ver una luz al final del túnel con la activación de 20 campos pe­troleros y la construcción de la refi­nería de Dos Bocas.

Se veía movimiento en Ciudad del Carmen, Paraíso y Coatzacoal­cos, en Campeche, Tabasco y Vera­cruz. Además la producción de crudo iba en ascenso de 1.6 a a 1.7 millones de barriles diarios; un incremento de 6.4 por ciento por primera vez en sie­te años.

 

OTRA VEZ A LA DERIVA

De acuerdo con medios nacionales, como Reforma, con la emergencia por Covid-19, la Sonda de Campe­che y ahora el Litoral de Tabasco se encuentra otra vez a la deriva. A esa mala racha se suman el desempleo, el cierre de negocios y hasta los robos a buques petroleros.

Aunque la mayoría se encuentran laborando en la Sonda de Campeche, las tripulaciones dejaron de cambiar las guardias, con lo que cientos de trabajadores se quedaron en tierra sin ingresos y sin seguridad social.

Aparte, por la caída del petróleo, más de 60 buques se encuentran fondeados repletos de combustible, en su mayoría de gasolina refinada en Estados Unidos, que no han logra­do descargar debido a que los conte­nedores de las Terminales Marítimas están a su máxima capacidad.

La situación volvió a dejar a las ciudades petroleras como pueblos fantasma.

 

(Con información de Luis Rubén López y Eduardo Domínguez)