Conecta con nosotros
4 vistas -

Opinión

Refinar el futuro…

Publicada

en

Todo lo que se anuncia, se cumple. Es una premisa de la Cuarta Transformación: No mentir. Y ese es el signficado de la inauguración que hizo el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de la Refinería Olmeca de Dos Bocas.

Precisa aclarar que vendrán meses para la integración, de las pruebas y el arranque de las 17 plantas productivas e instalaciones colaterales como la de cogeneración eléctrica y un acueducto. Antes ya se cumplieron las etapas de planeación, ingeniería, preparación del sitio y la etapa constructiva.

La Refinería Olmeca es otra muestra de que las cosas están cambiando en el país, para bien. Se edifica en tiempo récord de tres años, a un costo menor al presupuestado por las empresas petroleras extranjeras, con dirección totalmente mexicana liderada por el Instituto Mexicano del Petróleo, la Secretaría de Energía y PEMEX, y la ocupación de mano de obra de obreros y técnicos. Toda una hazaña que se complementa que fue financiada con recursos propios, es decir dinero del erario público, de la gente, sin endeudar al país y a las generaciones venideras.

Por cierto, los malquerientes de la 4T pregonan que se gastó de más, que no se ajustó a lo presupuestado de casi nueve mil millones de dólares y que ya van más de diez mil. No toman en cuenta las obras colaterales, sumando un libramiento vial y menos reconocen los incrementos por la inflación mundial, el caos existente en el transporte marítimo mundial y la pandemia del COVID. Por ejemplo, el acero en dos años subió más del 200% y aún hay una escasez de partes y equipos en el mercado.

Ignorantes o de plano de muy mala leche, los opositores del Presidente López Obrador, de la Cuarta Transformación y de Morena no sacan las cuentas claras: Sin terminar, la Refinería Olmeca ya cuesta el doble.

Y lo que México se ahorrará al no comprar gasolina y diesel a Estados Unidos es difícil de cuantificar por coyonturas de mercado, como la guerra de Ucrania, que disparó el precio internacional.

Conviene recalcar que México ya no gastará enormes cantidades de dólares en el extranjero, pero lo más importante es que recuperaremos nuestra seguridad y soberanía energética. Ya no dependeremos de otras naciones.

Otro punto de interés para los tabasqueños es cómo serán beneficiados por la Refinería Olmeca de Dos Bocas, y no solo recibir la vida cara, la contaminación, el desquiciamiento urbano y la pérdida de valores culturales.

El Gobierno Federal debe realizar un plan integral de desarrollo para Paraíso, que cuide el medio ambiente y permita la industrialización.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia