web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
La ansiedad en los niños es más común de lo que te imaginas.

Reduce la ansiedad de tus hijos

Descubre algunos síntomas de este trastorno que pueden presentar los niños.

La ansiedad es una emoción básica, es la respuesta normal frente a algo que se percibe como un peligro o amenaza. Cuando una persona experimenta un miedo exagerado, hablamos de trastorno. Y se estima que todos hemos experimentado alguna vez ansiedad.

Los niños comienzan alrededor de los dos o tres años a experimentar miedos que pueden generarles esta condición.

Para aquellos niños que viven los temores de manera excesiva y no logran manejar su angustia, la ansiedad puede convertirse en un compañero (indeseable) de ruta. Algunos síntomas de la ansiedad en los niños son: dolores de cabeza o de estómago de manera frecuente y sin razón, músculos tensos, temblequeos y sudor excesivo. Dificultades de sueño, ya sea problemas para conciliar el sueño (insomnio) o para mantenerse dormido. Enfados sin razón aparente, mal humor o ataques de pánico.

Tus hijos pueden estar sufriendo sin que te des cuenta, por este motivo te dejamos algunos consejos para que como padres puedan ayudar sus pequeños.

 

HABLA CON ELLOS

Si sabes que tu hijo deberá enfrentarse a una situación que le genera ansiedad, conversa con él antes. No es lo mismo enfrentarse a un temor sin saber que uno deberá hacerlo que con conocimiento de causa.

 

DA EL EJEMPLO

Los niños observan a sus padres para calibrar cómo actuar ante diferentes situaciones. Muéstrale que sabes controlar tus emociones, aún cuando te enfrentas a situaciones que te generan ansiedad.

 

ENFRENTAR LOS MIEDOS

Tu primera reacción como padre seguramente sea evitar las actividades que generan ansiedad a tu hijo. Pues ¡no lo hagas! Tu hijo debe aprender a afrontar sus miedos, sino solamente estarás eludiendo el problema.

 

AYUDA PROFESIONAL

Si la angustia de tu hijo se intensifica a tal punto que le impide mantener una vida normal, no lo dudes y acude al médico. El psicólogo ayudará al niño a enfrentarse a sus miedos e intentará descubrir el origen de los mismos.