Grupo Canton
Director Miguel Cantón Zetina

‘Quiero ser manager’ de Olmecas: Oramas

 Juan Pablo Oramas señaló ante los aficionados que espera retirarse en el equipo tabasqueño.

Interesante dinámica montó Ol­mecas de Tabasco, guardando la sana distancia y respetando las medidas de sanidad, el equipo ta­basqueño colocó frente a las cá­maras al “Tigre de las Gaviotas”, Juan Pablo Oramas, quien es sin duda el símbolo de la novena y que amablemente respondió las preguntas de los aficionados que hicieron sus preguntas mediante Instagram.

Una a una, Oramas contestó las preguntas que le hicieron, contó co­mo inició en el beisbol, sus deseos de ser músico o médico veterinario así como los planes que tiene en el corto y largo plazo donde no des­carta ser manager del equipo de sus amores: Olmecas de Tabasco.

“De pequeño jugué primera ba­se, pero me aburría por que tenia que esperar ocho turnos, así que quería participar más y por eso co­mencé a ser pitcher, jugaba con Pequelagartos, ahí comencé, con el profe Anaya Villator”, señaló Juan Pablo Oramas.

También se dio tiempo para ha­blar sobre la pasada serie final del Pacífico, donde Juan Pablo señaló que no se sentía del todo bien en el último juego pero que de todas maneras trató de hacer lo mejor posible para sacar el triunfo pero no se pudo lograr.

“Fue algo complicado pero al final de cuentas hicimos un buen trabajo, pusimos todo de nosotros para sacar a delante ese juego y pese a la polémica que se hizo yo estoy tranquilo,”, señaló el origina­rio de Gaviotas.

 

NACE EL TIGRE.DE GAVIOTAS

Juan Pablo Oramas hoy cumple años, el lanzador zurdo sin duda se ha ganado el cariño de la gen­te y su apodo del Tigre de las Ga­viotas causa revuelo, Juan Pablo explicó como se hizo de ese mote que le ha dado fama en el mundo del beisbol. “Me acababan de con­tratar con Diablos y el entonces di­rector del deporte me pidió para un Dual Meat contra Puerto Rico, ya en el estadio, Maney el músi­co, fue el que me puso “El Tigre” pues decía que cada lanzamiento que hacía era con mucha fuerza y se parecía a un zarpazo de tigre”.