web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Quiero conocerte 1

La pandemia quiere conocerte o, lo que es igual, tener relaciones íntimas contigo, directas, para concebir su multiplicación. A las cosas por su nombre, por muy “cosas malas” que (a)parezcan.

Si estás avisado de su cercanía, con seguridad no te dejarás contactar, por muchas guiñadas que recibas.

Si no la tomas en cuenta, como si no estuviese, existiendo, caray, extenderá, a partir de ti, hacia muchos de miles, quienes podrían dejar de existir.

Tiene la particularidad de universalizarnos, aprovechando al máximo nuestras reales contradicciones de cómo ir llevando la vida y referencias familiares, sociales y de otra naturaleza. Por lo común en el despiste.

No te atengas. Eres tú quien, a la distancia, tienes que conocerla marcándole el alto como el guardián fiel desde la casa…de la salud.

Tomarlo a broma, como se te antoje, ves ya, no es el caso.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Su presencia en el mundo es y será muy cuestionada por la ciencia, la tecnología, las religiones.

Las preguntas, en la emergencia, no generan respuestas inmediatas como serían en tiempos normales.

Cada quien haga lo suyo. Tú lo que te corresponde. Entiende.

Correspondencia es que, a partir de ti, admitas que tu forma de vida es de alcance familiar y comunitario.

En lo que asumas está lo que pueda o no ocurrirte con mayores probabilidades y, por añadidura inmediata, lo que, más lamentable, ataque pronto a tus seres queridos.

Se trata, más en ciertos momentos que en otros, de que no sólo entiendas sino que pongas en práctica constante tu sentido de corresponsabilidad.

Advertisement. Scroll to continue reading.

No es problema de cambiar de la noche a la mañana y, en ningún caso, con lentitud. Es problema mayúsculo: lento pero seguro, de tu parte o de la pandemia misma.

A grandes males grandes remedios, aconseja el refranero popular a que daba tanto merecimiento el Ingenioso Hidalgo.

Te puede interesar