Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

QUIERE CONOCERTE IV

¡Ojo de chícharo! Ten por sabido que el Coronavirus quiere conocerte.

No lo permitas. Hazlo por tu familia ultimadamente, caramba…

La memoria tal vez no sea un regalo social, ah pero sí personal a cuyo provecho podríamos dedicarle el tiempo que no es tuyo ni mío: parte convencional de nuestras realidades que a su vez nos toman la medida, vale, de uno en uno, si perdemos el piso.

Eso sí: estamos vestidos, apretujados, dentro del hábito de la desmemoria y, por ello, luego nos cuesta ojos y oídos entender acontecimientos largos y anchos como estos de la pandemia.

Cabe: ¿Por qué no se ha dado valía a cronistas en la mayor parte de Tabasco, muy aparte de estar prevista la figura desde hace varios trienios en la Ley Orgánica de los Municipios?

Pues por la burda creencia oficial de que la memoria es chochera repetitiva de quienes pueden estar a un paso del Huerto del Señor.

Tan dicho y hecho como el Covid 19, toda proporción guardada y con el riesgo de herir benditas susceptibilidades.

Calidad de esas memorias están aquí y allá, arrumbadas y podrán quizás ahora resucitar ante la ironía de una despensa envuelta con letra y música.

El descuido se nos revierte a lo gacho, porque atenta en contra de cepas generacionales sin las que no estaríamos aquí, dentro de estas circunstancias inevitables, creyendo sin creer que si Dios trae la enfermedad Dios mismo habrá de volverla. Ni que fuéramos consanguíneos del bíblico Job.

Por eso alienta de buen grado platicar con personas como don Adalberto Vinagre Rodríguez, dado que su memoria se enlaza a la de nuestros padres y abuelos, dentro del pueblo en que buen número de familias practican lazos, a partir de que si éste o aquél fueron amigos de mi padre, es una honra que hoy día sean mis amigos. ¡Venerable herencia!

Te puede interesar

Advertisement