web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
¿Quiénes eran los Niños Héroes?
Los jóvenes fueron enterrados en el Hemiciclo levantado a un costado del bosque.

¿Quiénes son los Niños Héroes y por qué los celebramos?

Hoy en día hay quienes dudan de la existencia de estos héroes, sin embargo, todo señala que realmente existieron y defendieron a México.

MÉXICO.- HOY y como cada 13 de septiembre, estamos celebrando el Día de los Niños Héroes, aquellos que lucharon en el Castillo de Chapultepec días antes de que se llevara a cabo la Independencia de México, pero, ¿sabes de quienes hablamos?

Fue en 1847 cuando seis jóvenes del Colegio Militar consiguieron repeler el ataque que el ejército de Estados Unidos estaba ocasionando al querer tomar el Castillo de Chapultepec en 1847.

¿Quiénes son los Niños Héroes?

Juan de la Barrera

Agustín Melgar

Francisco Márquez

Fernando Montes de Oca

Vicente Suárez

Juan Escutia

¿De verdad existieron los Niños Héroes?

Aunque la versión oficial cuenta que seis jóvenes lograron repeler el ataque estadounidense, historiadores como Alejandro Rosas, alegan que todo parte del objetivo de generar un romanticismo en los hechos, los cuales caen en ‘exageraciones’.

“La historia oficial se encargó de reducir la batalla de Chapultepec exclusivamente al sacrificio de los jóvenes cadetes, pero aquel 13 de septiembre había poco más de 800 soldados mexicanos, que fueron apoyados por el batallón activo de San Blas con 400 hombres más y medio centenar de cadetes del Colegio Militar, no sólo 6”, menciona el autor.

¿Dónde fueron enterrados sus restos?

Los restos de los seis jóvenes fueron enterrados en el Hemiciclo levantado a un costado del bosque.

Un general de aquellos tiempos ordenó la construcción de un pequeño monumento donde se menciona a los cadetes y el supuesto lugar donde habría caído Juan Escutia, el cual todavía puede observarse en el camino de ascenso al castillo por la parte de atrás. Aunque años después diversos peritos demostraron que era imposible caer en el lugar señalado, producto de un salto desde la techumbre.