web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

¿Quién le pone nombre a enfermedades y virus?

Un ejemplo de no elegir bien un nombre fue el de la ‘gripe porcina’, que derivó en la matanza indiscriminada de millones de cerdos alrededor del mundo, o el desafortunado caso de “las vacas locas”.

Con la actual pandemia que mantiene en vilo a la comunidad científica, médica y, en general a todo el mundo, muchos somos los que en algún momento nos hemos preguntado quién le puso nombre a la enfermedad.

Antes de responderlo, es necesario recordar que a finales de 2019 -cuando se empezaban a conocer los primeros casos del brote en la provincia china de Hubei-, el primer nombre con que se conoció a la enfermedad fue el de “Neumonía de Wuhan”, por lo que rápidamente se dio una connotación maliciosa a los habitantes de esa ciudad asiática.

Otra denominación utilizada, incluso con dolo, fue la referida por el presidente estadounidense Donald Trump, quien en múltiples ocasiones se refirió a ella como “el virus chino”. Nombre con altas connotaciones discriminatorias.

Ahora sí, respondiendo a la pregunta inicial, es la Organización Mundial de la Salud quien designa el nombre de las enfermedades.

Para evitar implicaciones racistas o que deriven en actos de discriminación, la OMS se ha pronunciado por que el nombre de las enfermedades no incluya nombres de personas, comidas o animales. Tampoco deben hacer referencia a sitios geográficos, a culturas u ocupaciones.

CUANDO SE ESCOGE UN MAL NOMBRE 

Es conveniente echar un vistazo a errores históricos en los que no se ha pensado en las implicaciones de nombrar de una u otra forma a las enfermedades, como por ejemplo el nombre de la llamada ‘gripe española’, que originó múltiples manifestaciones en rechazo a los originarios de España, pues en el inconsciente colectivo se relacionaba a la enfermedad con los españoles.

Otro de esos casos fue el de la mal llamada ‘gripe porcina’, que derivó en la matanza indiscriminada de millones de cerdos alrededor del mundo. O el desafortunado caso de la enfermedad de “las vacas locas”.

Así fue que la OMS, a través de la Clasificación Internacional y Estadística de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, o simplemente conocida como Clasificación de Enfermedades (CIE), concluyó que el nombre del padecimiento que hoy amenaza al mundo sería covid-19.

PERO… ¿Y LOS VIRUS?

El organismo encargado de nombrar y clasificar a los virus es el Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV, por sus siglas en inglés). Antes de nombrar un virus, el Comité estudia sus propiedades químicas y físicas y mediante las reglas de nomenclatura clasifica las cepas para definir el nombre con el que se conocerá al virus.

A manera de ejemplo, si bien fue la OMS la que nombró como covid-19 a la enfermedad, fue el ICTV quien denominó como SARS-CoV-2 al virus que la ocasiona, dando este nombre al descubrir que, aunque son dos virus distintos, el de causante del actual padecimiento tiene relaciones genéticas con el coronavirus responsable de la epidemia del SARS de 2003.