Conecta con nosotros
914 vistas -

Tabasco

Quiebra Sedatu el malecón; exigen indemnización

La obra de remodelación encomendada por el Presidente AMLO a Román Meyer tiene meses despedazado y paralizado al balcón del Grijalva, poniendo al borde de la ruina a 40 negocios de la zona

Publicada

en

914 Visitas

La obra que realiza la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en el malecón ‘Carlos A. Madrazo’ en el centro de Villahermosa ha colocado a 40 comerciantes al borde de la quiebra.

Desde el 11 de julio que empezó la remodelación del parque lineal en el Malecón Carlos A. Madrazo, obra encargada a la Sedatu y que dirige Román Meyer, ferreterías, tiendas de electrónicos, de pinturas, así como tiendas de artículos de fiestas infantiles han tenido que cerrar sus puertas; mientras que los que se ubican en la calle Constitución subsisten a duras penas.

La obra que se ejecuta en su cuarta etapa, tenía como fecha de terminación a principios del año del 2023, no obstante el pasado 6 de octubre la Conagua puso freno a la ejecución del proyecto ante la temporada de lluvias.

Entre montículos de arena y escombros se encuentran los negocios.

CONTINGENCIA ETERNA

Al pie de su negocio Mateo cuyo negocio es un taller electrónico llamado Data Center, espera que los clientes lleguen, él mismo asegura que desde el inicio de esta etapa del malecón ha tenido pérdidas económicas de hasta 100 mil pesos al mes, pues la soledad es lo que abunda en las calles que realiza el Grupo Constructor PROSER.

“La gente ya no quiere venir a comprar nada aquí, nos está afectando, hasta 100 mil pesos mensuales nos está afectando”, aseguró.

Ahora, los comerciantes afecta dos preparan una carta petitoria a la dependencia que encabeza Román Meyer Falcón, aseguran que la situación que viven es insostenible, pues señalan que en la semana llegan a ingresar solo mil pesos.

La situación que los tiene al borde del colapso financiero los a obligado a pensar en la indemnización, pero no están seguros de que el arquitecto pueda autorizar este apoyo a los implicados.

“Una ayuda sería una indemnización (…), simplemente hacen obras y se ponen a dañar, sin que nadie responda, nadie dice nada, ellos pueden llevarse todo el tiempo del mundo”, reclamó.

Miguel Peralta es otro de los afectados, tiene un taller electrónico en la calle Constitución desde que el malecón se encuentra cerrado sus ganancias han venido en picada y dice que la espera ha sido eterna, los clientes ya no llegan a la zona, pues las obras han complicado el acceso al primer cuadro, trayendo la debacle económica.

“Desde que cerraron el malecón cerraron la calle Constitución y ya no hay afluentes de clientes (…), nos hemos visto afectados hasta en un 50 por ciento”, afirmó.

En un recorrido realizado por Grupo Cantón en el malecón de la capital tabasqueña se pudo observar que esta vialidad es un pueblo fantasma, los candados adornan las cortinas de lo que solía ser negocios con alta demanda, la pobreza ha llegado al lugar y con ello la desesperación de comerciantes como Carlos.

 

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia