web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

¡Qué inseguridad energética!

Los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus observadores (OPEP+) acordaron recortar la producción de crudo a nivel global; el principal objeto, mantener a raya el almacenamiento del mismo que está llegando a sus límites, además de intentar estimular su precio y evitar que surjan ventajas competitivas para un determinado país una vez que la demanda por el hidrocarburo vuelva a subir. México decidió manifestarse en contra y abandonar la negociación; algo que desafortunadamente, nos dejó en una situación sumamente vulnerable.

El viernes pasado, los miembros de la OPEP+ acordaron reducir su producción petrolera en 23%, lo que para México significaría un recorte de 400 mil barriles diarios (mbd); sin embargo, Rocío Nahle insistió en únicamente recortar la producción en 100 mbd, lo que alejó a México de las negociaciones, dejándonos una vez más como el hazmerreír de la comunidad internacional. ¿Por qué? Porque México nunca ha sido, ni será un jugador preponderante en la producción petrolera, quien lo asegure sabe muy poco sobre PEMEX y su historia; hay factores internacionales y decisiones en consenso que debemos respetar, y ahora el Gobierno irresponsablemente asegura que esto fue una victoria.

El triunfo se basa en un acuerdo con el presidente Trump para que Estados Unidos recortara la producción faltante de México, lo que no se mencionó es que EU no sacrificó nada, puesto que esta reducción ya se iba a dar de manera natural. Entonces, ¿que tuvo que sacrificar mi paisano para llegar a este acuerdo que no le costó NADA al gobierno de EU? México debió haber aceptado la propuesta de la OPEP por las siguientes razones: 1) la no menor posibilidad de que decidan NO comprarnos más petróleo; 2) hoy 30% de nuestra producción se pierde mientras PEMEX produce y 3) la probabilidad de que nos puede salir más caro el “Mexico wil pay US at a later date” con EU. La controversia ocurrida lo único que logró es que México pierda más credibilidad dentro de la comunidad internacional. Lamentablemente, en la 4T siguen empecinados en su idea de “seguridad energética”, misma que nos dejará más inseguros que nunca.

Te puede interesar