web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
El Presidente recibió ayer en Palacio Nacional a los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, donde se hizo un balance de cómo van las investigaciones de su paradero. (Foto: Cuartoscuro)

Protegió Meade el contrato de etileno XXI

Ante los nombres que comienza a dar Lozoya, el Presidente dijo que Peña, Videgaray, Calderón y de más deberán declarar.

CDMX. Esta trama de corrupción que se está destapando con la figu­ra jurídica dada a Emilio Lozoya Austin como testigo colaborador, ya tienen a varios nerviosos.

En la denuncia presentada ante la Fiscalía General de la República, figura la planta Etileno XXl que in­volucra y embarra de corrupción a Felipe Calderón y sin lugar a dudas a un personaje que ha intentado pasar por inadvertido que es José Antonio Meade Kuribeña.

Durante la presidencia del expa­nista fue secretario de Energía del 7 de enero al 9 de septiembre de 2011 y secretario de Hacienda del 9 de septiembre de 2011 al 30 de no­viembre de 2012.

El contrato se firmó en febrero 2010 entre Pemex e Idesa y Bras­kem, filial de Odebrecht, para que la empresa mexicana les vendiera 66 mil toneladas de etano diario y echar andar la planta Etileno XXI, en la que producirían polietileno.

 

APOYÓ EL CONTRATO

Aunque no firmó, José Antonio Meade siempre apoyó el contra­to Etileno XXl, como presidente del Consejo de Administración de Pemex, pese a que los conseje­ros advertían y pedían cancelar el proyecto, ya que Pemex sería muy afectado al impulsar un negocio privado de esa naturaleza, como pasó, ya que en 10 meses Etileno XXI presentó pérdidas por mil 900 millones de pesos.

Uno de los 3 consejeros en con­tra del contrato, fue Rogelio Gasca Neri, quien dijo: “Etileno XXI no es un proyecto integral para la indus­tria petroquímica nacional, como se ha venido planteando, pues afec­ta al principal jugador de esta in­dustria, que es Pemex. Se trata más bien de un proyecto que impulsa al sector privado, a costa de una subutilización de capacidad instalada y de un subejercicio presupuestal en Pemex Petroquímica”.

El 23 de noviembre del 2012, sa­lió en el Diario Oficial un decreto para elevar la tarifa de importación de polietileno, que abrió de golpe el mercado mexicano al consorcio conformado por la filial de Odebre­cht, Braskem, y la mexicana, Idesa, este fue firmado el 16 de ese mismo mes, por Calderón, el secretario de Ha­cienda, José Antonio Meade y el secre­tario de Economía, Bruno Ferrari.

 

TODOS A DECLARAR

El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que todos los señala­dos de corrupción por el exdirector de Pemex deberán declarar.

“Lo que debe de quedar claro es que esta denuncia que presenta el señor Lozoya implica que sean lla­mados a comparecer, que declaren los dos expresidentes, entre otros servidores públicos. O sea, tiene que declarar el expresidente Felipe Cal­derón, el expresidente Enrique Peña Nieto, el diputado al que hacen men­ción, los senadores. Todos los men­cionados.

“Bueno, el que estaba de secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Todos tienen que declarar y eso es por proce­dimiento”, afirmó López Obrador.

 

ENTRA JIMÉNEZ ESPRIÚ A LA ÓRBITA POR CASO DE LA EMPRESA IDESA

Los nombres siguen saliendo, y varios personajes parece ser que ya están esperando que sean nom­brados, hasta algunos que partici­paron en la 4T, uno de ellos sería el titular de la SCT, Javier Jiménez Es­priú, que renunció hace unas sema­nas Gobierno. En el 2011, Espriú era consejero de Idesa, empresa que se asoció con Odebrecht para desa­rrollar la planta Etileno XXI. Asocia­ción que le causó un daño patrimo­nial de 1,900 mdp a Pemex. De acuerdo con Raúl Olmos, au­tor del libro “El Gigante de Lodo”, que documenta el caso Odebrecht, la esposa de Jiménez Espriú, Elisa Gutiérrez, es accionista de la em­presa fundada por su padre, por lo que esta situación podría ser la ver­dadera razón de la denuncia de Ji­ménez Espriú.