web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Propiedades y recetas curativas (II)

En esta ocasión hablaremos del laurel y el jengibre.

El laurel mejora infecciones e inflamaciones in­testinales, especialmente con jengibre. Es bueno en gárgaras, para las infecciones de la garganta y, de for­ma tópica, para las heridas y úlceras de lenta curación. También contra resfríos, gripe, laringitis y congestio­nes nasales. Preparación: en infusión, 5 hojas de laurel en 1/2 litro de agua. Dosis: dos veces al día.

El jengibre se usa para combatir la ciática, el lum­bago, dolores neurálgicos, reumatismos y problemas bronquiales. Ayuda a la digestión y asimilación, acti­vando los procesos digestivos, y es bueno contra do­lores abdominales, artritis, hemorroides, dolores de cabeza y enfermedades del corazón. Preparación: en infusión, 2 cucharaditas de té de la raíz triturada en 1/2 litro de agua. En polvo se utiliza la mitad. Tam­bién se puede hervir durante 5 minutos utilizando, en ambos casos, la mitad de la proporción de jengibre. Agregar limon y miel. Dosis: tres tazas al día de la in­fusión. Una o dos tazas de la cocción. Tomar caliente.

Te puede interesar