Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

PRIhistoria canina

Más perra que bonita resultó finalmente Dago Sedita en el PRI, una perrita ovejera de cuatro chiches, que a base de ladridos confundió a los militantes del otrora partidazo y logró mantener algunas posiciones, aunque fue rebasado por su incompetencia.

Una prueba irrefutable fue que la propia ex candidata a gobernadora, Gina Trujillo, quien fue la principal fuerza política que lo llevó a la dirigencia priista, le diera la espalda y le tirara la candidatura plurinominal a diputada local.

En el lodazal de traición que tejió el cuidaborregos de Huimanguillo, la hija del ex gobernador Mario Trujillo mostró más dignidad política que los ex gobernadores Charpei Granier y el Bordo Andrade, presuntos candidatos a presidentes municipales, aquel por el PRI y éste por el PRD, que serán la comparsa de Morena y su candidata, Yoli Osuna. Mejor se ve el doctor Feliciano Wong, por el PVEM.

Granier, moderna versión de la prehistoria, del Hombre de Tepexpan —que en verdad era un esqueleto de mujer descubierto en 1947—, salió de aquella cárcel-hospital, como su antepasada del mamut, para cubrir con su candidatura la de su mongol Favioncito, con título de licenciado que la Perra Brava sospecha puede ser como el doctorado de doña Egla, la protegida en Educación.

Lo del químico y el cómico, los dos ex mandatarios, confirma la terrible frase que sobre la política tabasqueña tejió otro gobernador, Enrique González Pedrero quien censuró que algunos después de haber ocupado el más alto cargo de la política en Tabasco aceptan hasta ser jefes de policía, sin que este cargo —aclara la PB— sea malo pues allí se desempeña su amigo Bermúdez Requena.

No. Lo malo es que el ansia de poder y dinero vuelva cangrejos a algunos, que van para atrás en la política y pueden acabar en delegados municipales, sin que este puesto tampoco sea de avergonzarse. En fin, mientras quedan claros los nombres de los candidatos del PRI, la PB festeja el acto de dignidad y lealtad política de Gina Trujillo Zentella. Una prueba de que no todo está perdido en el viejo partido tricolor. Por eso la PB es feminista y fan de Yoli, también.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement