web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
La familia completa se contagió y decidió encerrarse a pasar la cuarentena.

Presos en sus propias casas

Señalan chontales que sobreviven con remedios caseros y fármacos, con la esperanza de vencer al letal virus.

NACAJUCA.- Una familia se en­cuentra presa dentro de su misma casa a consecuencia de la pandemia por coronavirus que ha caído a todos los integrantes; donde dia­riamente la angustia y desespera­ción por saber si saldrán librados es mayor, a consecuencia de la falta de dinero para continuar con los trata­mientos de un médico particular al que les ha sido imposible continuar pagando consultas.

Se trata de la familia de don Eu­genio Hernández, donde lamenta­blente tres de sus miembros están contagiados de Covid-19 y han teni­do que sufrir un calvario, tal y como los pasajes bíblicos que leé todos los días para entretenerse durante el confinamiento, encomendandose a Dios para que junto con su familia recuperen la mejoría de su salud y por ende la libertad.

Al saber que eran positivos, deci­dieron aislarse en su propia vivien­da y desde allí comenzar a tomar re­medios caseros y algunos fármacos, siempre con la esperanza de vencer el letal virus para convertirse en tes­timonios vivos de esta terrible en­fermedad que ha terminado con la vida de cientos de personas.

 

LES LLEVAN COMIDA

Cuando en muchos casos los con­tagiados son discriminados por los demás, a ellos sus propios vecinos les han tendido la mano en la ali­mentación, los cuales acuden has­ta el portón de su vivienda, hoy su cárcel, para dejarles la comida y vía celular reciben un mensaje para que minutos después salgan a recogerla; lo que en ocasiones entristece por no poder saludarlos al saber que pueden infectarlos.