web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

El cuerpo fue encontrado este fin de semana, (foto contexto).

Centro

Presentan pruebas de identificación de cadáver encontrado el pasado sábado

Lo anterior, luego que una persona de la tercera edad se presentara ante el fiscal del ministerio público a intentar identificar los restos de quien dijo pudiera ser su hijo.

Un presunto vendedor de enervantes, cuyos tatuajes pudieran ayudar a su identificación, es parte de los avances en las investigaciones que se tienen en torno al cuerpo descuartizado y hallado el sábado por la mañana en las inmediaciones de la cuarta sección de la ranchería Medellín y Pigua.

Lo anterior, luego que una persona de la tercera edad se presentara ante el fiscal del ministerio público a intentar identificar los restos de quien dijo pudiera ser su hijo, pero el reconocimiento no pudo ser completa, debido a que el rostro se encontraba severamente lacerado por múltiples golpes.

Las primeras investigaciones que emprendieron las autoridades bajo la carpeta de investigación 069/2020, apuntas a un ajuste de cuentas entre el crimen organizado pues la víctima, quien radicaba en la ranchería Jolochero, presuntamente mantenía actividades ilícitas en la colonia la Manga, desapareciendo el pasado viernes por la tarde.

De igual manera, trascendió de una posible segunda víctima, el compañero del ahora extinto con el cual se dedicaba a la venta de enervantes, cuya identidad aún se mantiene bajo reserva por la secrecía de las investigaciones, pero que también se encuentra en calidad de desaparecido.

Las extremidades que fueron recuperadas por la Fiscalía del Estado el sábado, correspondían a un cuerpo completo, cuyos tatuajes son reconocidos por el sexagenario, pero que aún falta determinar su identidad mediante las pruebas de ADN que ya fueron iniciadas por el área de medicina forense.

Te puede interesar