web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

¿Por qué Palenque es el lugar favorito de AMLO?

Muchas personas se preguntan por qué el presidente prefiere pasarse sus días de descanso en Palenque y no en un destino turístico.

Mucha es la gente que se pregunta -sobre todo el ciudadano del centro de la República- por qué el presidente de la República visita Palenque en sus tiempos libres. Algunos han pensado que está en Macuspana, tierra natal de AMLO, pero no es cierto.

El motivo de las constantes visitas del mandatario a Palenque es “La Chingada”, la quinta donde descansa y reflexiona el Ejecutivo Federal.

Contrario a lo que durante muchos años estuvo en el imaginario colectivo, Palenque no pertenece a territorio tabasqueño.

Esta idea surgió gracias a que fue, durante mucho tiempo, el sitio favorito de recreación de cientos de tabasqueños que veían en este destino turístico una opción asequible para disfrutar sus periodos vacacionales.

Otro de los motivos fue la relativamente corta distancia entre Palenque y Villahermosa, 140 kilómetros, la mitad de la distancia con Tuxtla Gutiérrez, la capital chiapaneca.

Rodeada de la exuberante vegetación de la selva tropical, además de poseer uno de los yacimientos más impresionantes de la cultura maya, así es la ciudad de Palenque.

Y en ella se encuentra enclavada la quinta “La Chingada”, lugar favorito del presidente.

De fachada modesta, con un portón negro que sirve de entrada a las tres hectáreas que la conforman, la quinta del presidente, se ubica justo frente a la Unión Ganadera de Catazajá, sobre la carretera Palenque-Pakalná.

En su interior posee una gran cantidad de árboles frutales y maderables. Existe también dentro de su extensión una laguna, la cual comparte con un hotel vecino.

Pero el amor de AMLO por esta quinta se remonta años atrás, cuando su madre, Manuela Obrador González, mandó a construir la casa. Despúes, la señora Manuela repartiría las tierras, otorgando a cada uno de sus hijos una hectárea, pero a Andres Manuel le tocó también la casa por ser el mayor.

Ahí pasó muchos momentos de su vida, y de acuerdo a sus mismas declaraciones, ahí creció su amor por la naturaleza. En muchas ocasiones se ha referido a la propiedad como su lugar favorito para la reflexión.

 Hoy, “La Chingada” fue heredada a sus cuatros hijos, pero conserva aún el usufructo, pues ahí es donde quiere pasar sus últimos días.