web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
¿Apoco no habías escuchado Barriga llena, corazón contento?

¿Por qué no iniciar el día con un buen refrán mexicano?

Gracias a nuestra riqueza cultural y lo colorido de nuestro lenguaje, a lo largo de los años, se han podido crear palabras en doble sentido, divertidas, que HOY en día forman parte de la picardía mexicana, de ese folclor que nos caracteriza.

Como buen mexicano habrás empezado alguna vez tu día con algún refrán, pero ¿sabes qué son?

De acuerdo con varios diccionarios es una frase breve, que se caracteriza por expresar un consejo útil sobre la vida diaria de las persona que además va enriquecida con una expresión de sabiduría popular: la experiencia.

Gracias a nuestra riqueza cultural y lo colorido de nuestro lenguaje, a lo largo de los años, se han podido crear palabras en doble sentido, divertidas, que HOY en día forman parte de la picardía mexicana, de ese folclor que nos caracteriza.

Es por ello que aquí te dejamos una lista con los mejores refranes mexicanos junto a su significado, por si después de años utilizándolos, aún no te queda claro de qué trata.

REFRANES

  • Este refrán, se utiliza para hablar de cómo existen personas que solo buscarán en otras cuando necesiten un favor del él.

A fuerza, ni los zapatos entran

  • Se utiliza este refrán para indicar que no se debe forzar ninguna situación para que esta suceda.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda

  • Refrán utilizado para específicos que, aun cuando exista la posibilidad de ser ser quien no sea mar, siempre será la misma persona.
  • Refrán utilizado para especificar que, quienes realizan actividades negativas o con consecuencias negativas, muy probablemente se enfrentarán a ellos en el futuro.

Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta

  • Refrán utilizado para decir que, ante la falta de autoridad, los que continúan en la figura jerárquica pierden su compostura.

Cuando te toca, aunque te quites, y cuando no te toca, aunque te pongas

  • Este refrán se utiliza para consolar a otro individuo, cuando se menciona que el momento adecuado para cierta actividad llegará a su momento adecuado, por más redundante que se mencione.