web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

¿Por qué es importante la educación especial?

El TDAH, dislexia o TEA son algunos de los trastornos del neuro-desarrollo más común entre el alumnado y una de las causas más frecuentes de los problemas de aprendizaje y conducta, por eso la educación especial es esencial para evitar sus consecuencias.

¿Sabías que más de un 30% de los estudiantes presentan algún problema de aprendizaje relacionado con los trastornos del desarrollo? Vivimos en una sociedad en la que la dislexia tiene una frecuencia del 8-9%, seguida por el TDAH, que se da en, aproximadamente, el 7% de los casos y esto otorga mucha importancia a la educación especial.

Las repercusiones de los trastornos del neurodesarrollo afectan a cuatro áreas fundamentales del proceso evolutivo infantil. Además, son las áreas que más preocupan a las familias: aprendizaje, conducta, relaciones sociales y área emocional.

En un  contexto como este es importante conocer la labor de la educación especial, primordial para evitar las nefastas consecuencias que pueden aparecer si no se actúa correctamente ante las necesidades específicas de cada alumno. Y es que este tipo de educación puede aportar la ayuda necesaria para que muchos niños consigan superar estos problemas o, al menos, alcanzar el nivel máximo de integración con respecto a sus iguales.

Diferentes tipos de trastornos del desarrollo, mismas consecuencias

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Academia Americana de Psiquiatría, en la actualidad hay ocho trastornos del neurodesarrollo diferentes:

  • El TDAH o trastornos por déficit de atención y/o Hiperactividad
  • Los TEA o Trastornos del Espectro Autista como son el autismo o el Síndrome de Asperger
  • El TOC o Trastorno Obsesivo Convulsivo
  • Los TCA o Trastornos de la Conducta Alimentaria
  • Los Trastornos del Movimiento como los Tics, las estereotipias o el Síndromes de Gilles de la Tourette
  • Los trastornos de la comunicación como el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), la disfemia o la tartamudez
  • Los trastornos del aprendizaje como la dislexia, la disgrafía o la discalculia
  • Discapacidad intelectual.

La educación especial, un pilar fundamental

Entre la educación especial y los trastornos del aprendizaje hay una relación muy importante, ya que es esta la que permitirá que los estudiantes se desarrollen correctamente. Debe centrarse en las necesidades del individuo para alcanzar su mayor potencial evolutivo dentro de una sociedad integradora, aunque este movimiento integrador todavía tiene un largo camino por recorrer. Lo que sí es vital es que los objetivos de la educación especial estén bien alineados con los objetivos vitales de los propios alumnos.

Los ocho trastornos del neurodesarrollo son solo un ejemplo de todos los problemas que nos podemos encontrar al tratar con estudiantes con necesidades especiales. No hay un patrón estándar al hablar de adaptación o intervenciones educativas, pero sí se pueden englobar las actividades a realizar en cada área.

Cuatro áreas necesarias de analizar antes de decidir en donde inscribir a tus hijos, es analizar su plan de aprendizaje, estrategias de interacción de conducta, así como las relaciones sociales y por supuesto el manejo de la educación emocional. El objetivo de cualquier docente debe ser crear un procedimiento de intervención que incluya todos estos aspectos y que se desarrolle de manera integral e interrelacionada. De conseguirlo, se tendrán todos los ingredientes necesarios para que luche por sus objetivos y ayude a los pequeños a ganar independencia.