web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
ISRAEL ESCOBEDO

Por miedo a ir a un hospital se automedicó y casi muere por Covid

Considera que se contagió en el supermercado, pues es el único lugar a donde acudía; el resto de los días permanecía en confinamiento.

El bullying o vencer la igno­rancia de la gente es el reto que tengo ahora luego de haber sido parte de las estadísticas del Co­vid-19, pues gracias a Dios sigo de pie y hacia adelante con una secuela, aseveró Israel Escobe­do, quien lleva un mes recupe­rándose del virus que hoy aqueja al mundo.

Israel habita en Chetumal, municipio de Othón P. Blanco, el cual hasta el jueves 16 de julio sumó mil 351 casos positivos y 58 defunciones, y lo lleva a tener un 70 por ciento de ocupación hospitalaria.

 

—¿Cómo supiste que tenías Covid-19?

Empecé con temperatura du­rante dos días, de ahí me siguió el dolor de garganta y al tercer día me vinieron más síntomas, como cansancio perdí el senti­do del gusto y el olfato, entonces fue cuando deduje que tenía Co­vid-19, pero.

Por temor a como me trata­rían en el hospital no fui y me quedé en casa, además de auto­medicarme que no es lo correc­to, pero fue más mi temor por estar en un nosocomio.

En una charla con el Grupo Cantón, dijo que el principal temor que tuvo durante la en­fermedad fue llegar al hospital, porque no sabía cuál sería el tra­to que le darían, además de que en el lugar existen pacientes con otras complicaciones y temía no recibir la atención médica co­rrespondiente, o en peor de los casos ser intubado.

Por lo tanto prefirió que­darse en casa y al ver que los síntomas no cedían con unos antibióticos que se automedicó decidió ir a una clínica parti­cular, donde le dieron un trata­miento más afectivo, lo cual le permitió mejorar su condición de salud y se puede decir que es un vencedor del virus.

La calentura no es fácil de quitar, al menos a mi me duró una semana y fue difícil de con­trolar, con decirte que tuve que llegar con un médico parti­cular quien me recetó diver­sos medicamentos y anti­bióticos, porque del dolor de garganta la enfermedad pasó a mis bronquios.

 

—¿Dónde pasaste tu cua­rentena?

Me quedé en casa aislado, pero tenía el apoyo de mis padres con quienes siempre tuve contacto vía telefónica para que sepieran cómo iba evolucionando de esta enfer­medad, porque tenía el temor de contagiar a otras personas y mi familia.

 

—¿Qué secuelas tienes?

Una de las secuelas de la enfermedad se me presen­ta cada vez que ingiero algo muy frío o muy caliente, pues me da un fuerte ardor en los bronquios; por lo que ahora mis bebidas o alimentos de­ben estar frescos.

Al inhalar aire igual me duele un poco.

 

—¿Puedes determinar dónde o cómo te contagiaste?

La verdad no estoy seguro, por­que siempre me cuidé del virus, porque la tomé muy en serio, uso cubre bocas, gel antibacte­rial y me lava las manos cons­tantemente, pero considero que el virus lo adquirí en el super­mercado ya que acudía constan­temente a comprar productos.

Es el único lugar que frecuen­taba, ya que el resto de los días permanecía en confinamiento social tal y como solicitaban las autoridades.

 

—¿Qué le recomiendas a la po­blación que sigue en la calle o qué no cree en el Covid-19?

A la población le recomiendo seguir las medidas de seguridad sanitarias y evitar lo menos po­sible esos grandes lugares (su­permercados), porque ahí está el virus.

Eso sí, les recomiendo mu­cha higiene, lavarse constante­mente las manos para evitar que el virus se quede en el cuerpo y obedecer los cuidados que nos marcan las autoridades de salud.

No salgan, que se queden en casa, porque cuando te da es muy feo, y más cuando le da a una persona que tiene alguna complicación o es de la tercera edad.

Muchos no creen el virus, pero hoy les digo que el Covid-19 sí existe y si uno no se cuida puede contagiar a más personas.

 

—¿Cuál es tu siguiente paso ahora que has vencido al Co­ronavirus?

Mi reto a vencer es el bullying del cual soy víctima y la igno­rancia de la gente, ya que nadie se me quiere acercar por “haber sido parte de las estadísticas del Covid-19”, aun cuando ya no tiene el virus.

A veces ando en la calle y mis conocidos o vecinos no se acer­can a mi porque dicen que me dio Covid-19 y tienen miedo de contagiarse, cuando el virus ya no lo tengo, eso paso hace un mes ya.