Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Por 30 monedas

Además de ridículo, resulta tonto, por decirlo amablemente, que muchos actores políticos, lectores de noticias creyéndose “analistas” y dirigentes de organizaciones “no gubernamentales”, junto a buen número de ciudadanos engañados por los anteriores, culpen al Gobierno Federal y al presidente Andrés Manuel López Obrador, de la epidemia de Covid 19.

Donde más se centran los ataques, la mayoría absurdos y aleves, es en el doctor Hugo López Gatell, subsecretario de Promoción de la Salud, quien si bien no es un funcionario perfecto, resulta mucho mejor persona, servidor público y profesional que todos los merolicos del PRIAN (Carlos Loret, Azucena Uresti, Carlos Marín, Leo Zuckerman, Yuriria Sierra, Raymundo Rivapalacio, Héctor Aguilar Camín, Denisse Dresser, Ciro Gómez Leyva y una caterva de “opinologos” de TV, radio y prensa escrita) Todos ellos NO informan sino festinan la cifra de muertos pues en sus mentes torvas y malintencionadas, ven esos lamentables fallecimientos como dardos para lanzar al presidente y a López Gatell creyendo que así lucen críticos y preocupados por el bienestar colectivo cuando en realidad buscan minar, sin lograrlo, el respaldo popular de la llamada 4T, del mismo modo muestran con descaro ya, como Enrique Krauze, Aguilar Camín y Rivapalacio, su coraje y frustración al habérseles retirado las 30 monedas, precio de su traición al país, a la verdad y tanto al decoro como respeto propios.

Igual a legisladoras y legisladores locales de oposición que en sus redes se atreven a cargar los decesos por Covid 19 a Gatell principalmente; pareciera que ignoran que esto fue o es una pandemia, que Italia, Estados Unidos, Alemania y Francia, por ejemplo, potencias económicas con sistemas de salud públicos y privados mucho más robustos que el mexicano registraron proporcionalmente más muertos que nuestro país por falta de espacios, ventiladores mecánicos y atención médica. ¿su mezquindad es tal que sólo les interesa hablar del gobierno que les retiró privilegios indecentes en no pocos casos. ¡Basta ya!, no se confunda, por supuesto están en todo su derecho de opinar, cuestionar y manifestar su pensamiento, pero NO a desvirtuar ni agredir, NO al gobierno, sino a la ciudadanía con sus mentiras y exageraciones.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement