Conecta con nosotros

Tabasco

Pone selva en riesgo al aeropuerto de Villahermosa

Las más de 150 especies de aves que habitan en la zona, ponen en peligro las operaciones aéreas.

Publicada

en

1885 Visitas

TABASCO.- El Aeropuerto Internacional de Villahermosa, “Carlos Rovirosa Pérez”, presenta un riesgo natural dada las condiciones en las que fue construido, ya que la edificación se encuentra justo en medio de la selva tabasqueña, donde incluso hay una reserva natural conocida como el Yumká.

En la zona, las más de 150 especies de aves que se han avistado podrían poner en peligro las operaciones aéreas, pero el trabajo del personal que labora en las instalaciones ha permitido controlar los incidentes que la fauna podría provocar, de manera eficaz y cumpliendo con las normas requeridas por las autoridades.

De acuerdo con el personal de fauna del aeropuerto tabasqueño, las condiciones del terreno son propias para que especies como zopilotes, golondrinas y garzas aparezcan con facilidad en los terrenos del inmueble, por ello han tenido que implementar medidas para ahuyentarlas y evitar los riesgos que podrían tener las operaciones de aterrizaje y de despegue.

ALEJAN A LAS AVES

El administrador de la terminal aérea, Armando Gamboa Vargas, indicó que para mantener la fauna a raya, se practican tres medidas de control, una de ellas es a través de un cañón de gas, el cual provoca sonidos que alejan a las aves de la zona de aterrizaje y despegue. Otras es usando pirotecnia, pues a través de cuetes dispersan a parvadas que puedan interrumpir las operaciones aéreas, y una de las más afectivas es mediante perifoneo, a través de sonidos propios de aves carroñeras, o “chillidos” que provocan la molestia de los ovíparos.

“Hemos detectado que el ave busca alimentación, refugio y anidación”, explicó Gamboa Vargas, por ello han emprendido estudios desde el 2015 para conocer qué especies son las que habitan cerca o al interior del inmueble.

LAS ESPECIES: Se clasifican de acuerdo al peligro que representan.

CONTROLAN RIESGOS

De acuerdo con la información proporcionada a Grupo Cantón, el aeropuerto de Villahermosa cuenta con su propio control de riesgo faunístico, el cual se divide en tres, bajo, medio y alto, este último es donde se encuentran mayormente las aves conocidas como “chombos” y garzas ganaderas, mientras que en las de nivel medio se encuentran las chachalacas, golondrinas mangleras e iguanas verdes, mientras que las especies de menor riesgo son los pericos, águila pescadora y conejos castellanos.

El registro de estos animales ha permitido que el número de incidentes aéreos en los últimos años se resuman al último ocurrido el pasado 23 de mayo, donde un ave desconocida impactó la turbina de un avión que se dirigía a la CDMX, trayendo como consecuencia la quema de la turbina y que el avión aterrizara de emergencia, sin que se contabilizaran heridos.

A decir de las autoridades, el control de fauna sigue las recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la Federal Aviation Administration (FAA) y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), así como las establecidas por Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“Desde el año 2017 se ha recopilado dentro del aeropuerto qué tipo de aves se encuentran y aquí se muestra el ave y en qué zona del aeropuerto se ubica más”, expresó Armando Gamboa.

ASÍ MANTIENEN EL CONTROL

Son tres los sistemas empleados para mantener a raya a las aves en el cielo del aeropuerto de Villahermosa.

1.- CAÑÓN DISPERSOR DE GAS: Consiste en disparar ondas de gas que provocan ondas sónicas y ahuyentan a las aves.

2.- USO DE PIROTECNIA: Consiste en detonar cuetes para dispersar parvadas que invadan la zona aérea.

3.- PERIFONEO: Consiste en la reproducción de aves carroñeras y “chillidos” que ahuyentan a las especies invasoras.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia